¿Dónde están las cosas que hay en internet?

Estándar

Si tienes muchas fotos en tu ordenador se te acabará el espacio y no podrás tener más. Pero si las subes a internet, ¡tendrás todo ese espacio libre para otras cosas!

Una mala compañía

En esta entrada hablaré de lo qué significa subir contenido a internet, para que así puedas tener una mejor opinión sobre el uso y abuso de internet. Pero antes me apetece contar un recuerdo.

Hace muchos años ya me hacía esta pregunta, ¿dónde están las cosas realmente? Tenía mis teorías sobre por qué las cosas permanecen en internet. Pensaba que las fotos debían estar siempre de un lado para otro, corriendo rápidamente por los cables y si alguien las necesitaba, pues irían hasta los cables que acababan en su ordenador. Pensaba que el viaje continuo les permitía existir sin estar en ningún lado. Pensé también que por estar viajando continuamente debido a la energía eléctica, si alguna vez se fuera la electricidad, el contenido desaparecería para siempre. Pero eso no podía ser, ya que la electricidad se va de vez en cuando. Entonces pensé que como los cables de internet están por todo el mundo, y aunque se apaguen temporalmente los de una ciudad, pueden sobrevivir en los de otra. Entonces pensé el caso hipotético de que se fuera la electricidad en todo el planeta al mismo tiempo. Concluí que todo el contenido de internet desaparecería por siempre, probablemente.

La realidad es mucho mucho más fácil y comprensible. Cuando subes las fotos a internet, las guardas en el ordenador de otro. Es por eso que no se gasta el espacio en tu ordenador, se gasta en otro ordenador que no te pertenece. Es exactamente así. Si subes las fotos a una red social, por ejemplo, las fotos se guardan en los ordenadores del jefe de la red social.

Un poco de nomenclatura

En la jerga informática se usa el adjetivo servidor para los programas que ofrecen determinados servicios, y cliente para los programas que demandan dichos servicios. Abusando del término, se llama también servidor al ordenador que ofrece los servicios y cliente al ordenador que los requiere. Aunque no es necesario, en los casos que nos interesan la comunicación entre servidores y clientes se lleva a cabo a través de internet.

Así, por ejemplo, se puede decir, “me he instalado un cliente de correo electrónico”. Esto quiere decir que ahora dispones de un programa capaz de pedir tu correo electrónico a otro programa, que está instalado en otro ordenador (emplazado en la otra parte del planeta comúnmente, o en el desván de de tu casa si eres un geek). Así, cuando la gente escriba correos a tu dirección de email, estos llegarán al servidor y allí se quedarán guardados. Pero cuando tu cliente de correo pida al programa servidor (porque tú has pinchado en “Recibir correo”) que te mande el correo a tu ordenador, el programa servidor te mandará tu correo a través de internet, tras la adecuada identificación de usuario y contraseña aportada por tu cliente de correo.

Pues ya está, si entiendes eso estás preparado para comprender casi cualquier cosa de internet. Los informáticos programan casi todo en términos de servicios, clientes y servidores.

Subiendo cosas a internet

Para subir tus fotos a internet, un servidor debe estar preparado para recibir peticiones de subir fotos, como por ejemplo lo están los de Wikimedia Commons, la medioteca libre que utiliza Wikipedia. Cuando un programa cliente (por ejemplo, Firefox), solicita subir tus fotos al servidor, tras una negociación entre ambos programas, si el programa servidor acepta (pues podría tener condiciones, como que las imágenes tengan un tamaño inferior a 5 GB, o que le guste el cliente que usas) tus fotos acabarán en el servidor.

Pero este servicio es solo el de subir las fotos. Una vez que el contenido está en el servidor, todos los que quieran tener acceso a las fotos deberán solicitarlo, por ejemplo, visitando una dirección de internet. Esta solicitud es imperceptible para las personas que usan un navegador, y parece que las fotos siempre están ahí para ti. Pero se puede decir que para ver las fotos tendrás que ser cliente del servidor que tiene tus fotos, ya que el acceso a ellas se ha convertido en un servicio a través de internet. Interpretar eso dando a las palabras el sentido habitual es divertido ya que a menudo también es verdad.

Consecuencias técnicas inmediatas

  • Disponibilidad:
    • Técnicamente: Si algún accidente ocurre a la entidad que guarda las fotos, puede que no puedas a volver a acceder al contenido, aunque es probable que ellos guarden tus datos con más cuidado del que tú tendrías. Por lo demás, en principio solo es necesario acceso a internet para disponer de ellas, siendo algo útil para compartirlas con los amigos sin tener que encontraros todos en el mismo lugar físico.
    • Políticamente: Es posible que el dueño del servidor decida dejar de ofrecer el servicio, o es posible que una ley o o alguien importante les haga borrar el contenido que tú subiste. Por ejemplo, hay antiguos usuarios de Megaupload que reclaman el contenido legal que subieron a dicho sitio y aún no se lo han devuelto.
  • Uso ajeno de tu contenido:
    • Técnicamente: ¡Tus datos están en otro ordenador! Pueden hacer cualquier cosa que a ti se te ocurra hacer con tus cosas, más muchas otras que saben hacer los que conocen los programas adecuados.
    • Políticamente: Es posible que haya leyes que atemoricen a los que poseen los servidores de hacer un uso injusto de tus datos. Podrías tener que aceptar una cesión parcial de tus derechos de autor al subirlos, o incluso tener que incumplir la ley. Además, los gobiernos podrían pedir tu contenido a los dueños del servidor con una buena o ninguna justificación.

Pensamiento rápido sobre la privacidad

El acceso a tu información pone en jaque tu privacidad. Son muchos los interesados en saber tus cosas, tanto de tu persona particular como de una más para una estadística. También de tus amigos, ya que aunque ellos sean muy concienzudos con la importancia de la privacidad, puede que seas tú quién suba información referente a ellos. Además, en el mundo digital se pueden hacer todas las perrerías que se quieran, como reconocimiento facial, determinación de personas que se conocen entre sí, registros de comunicaciones, recopilaciones de información de diversas fuentes. Casos extremos como Facebook, que por ejemplo no permite a sus usuarios borrar ningun texto ni fotografía que hayan subido a sus servidores, hacen que tengamos que ser especialmente conscientes de aquello que subimos a internet.

Anuncios

»

  1. El llamado “cloud computing” también tiene mucho que ver en esto, es la actual movida que se le esta dando al internet, el uso de la nube como un gigantesco archivador o botadero de información personal apoyado por servicios como Google drive,dropbox,sugarsync entre otros. En mi paranoia panteísta en lo que a seguridad web se refiere siempre he renegado de estos pues nada mas leer sus condiciones de privacidad y uso es para salir corriendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s