Ver TV basura aumenta el hambre en el mundo

Estándar

Tu placebo diario de elegancia.

Demasiado a menudo entro a la cocina y me encuentro a alguien con la televisión encendida. Aquí está muy de moda una cadena que se llama Real Time, cuyos programas no pueden estar más degenerados:

  • En uno planifican bodas a lo grande.
  • En otro renuevan el vestuario de gente normal por el “apropiado”.
  • En otro te enseñan a maquillarte profesionalmente.
  • En otro organizan fiestas.
  • En otro evalúan restaurantes de lujo y dan valoraciones a los platos.

¿Que tienen todos estos programas en común?

Que tratan “cosas de ricos”, o lo que es lo mismo según dichos programas, que tratan las cosas de la manera “elegante”. En ellos hacen cosas como:

  • Tirar la ropa antigua e inadecuadas elecciones a la basura.
  • Decir que las mujeres para ser elegantes tienen que llevar tacones.
  • Apropiarse de la palabra “gusto” como sinónimo de “quejica”.
  • Exagerar todo lo que pasa “a la americana estadounidense”. (Perdón por toda la gente que viva allí)
  • Romper ordenadores “antiguos” con martillos porque ahora tienen uno nuevo (esto lo vi en MTV, pero tenía que decirlo…).

Mucha gente dice que ve dichos programas por la razón poco importante x, pero que en realidad son una tontería. No es que sean tonterías, son malvados.

  • Incitan o hacen aspirar a los espectadores a comprar cosas caras, a perder de dinero en cosas que ni necesitan ni querrían.
  • Promueven la idea de que si puedes permitírtelo, tienes que comprarlo, independientemente de las consecuencias que tenga su consumo para ti y para el resto.
  • Promueven actividades y productos que son una plaga para el planeta.
  • Hacen creer a la gente que esas son las cosas que merecen ser contadas, comentadas y tratadas.

Esos programas hacen que las personas no puedan acceder a las cosas importantes. Probablemente estarán convencidas de que conocen de la existencia de “las cosas malas”, esas que están ahí, pero no conocerán más que su nombre o el eufemismo que se les dio cuando escucharon algo sobre ellas. Además, no conocerán nada sobre los aspectos más concretos y analizables, aunque probablemente sean la causa de cosas tan genéricas como “el hambre en el mundo”.

Tener conocimientos ligeros sobre los problemas y recordar imágenes horribles que viste puede ser una buena motivación para conocer más, pero si como respuesta a dicho estímulo se decide que no se puede hacer nada o que se es demasiado sensible, nunca se podrán conocer de verdad los problemas y cuáles son sus causas.

No conocer los problemas los aumenta, ya que nunca tendrás argumentos para decir NO y poder frenarlos cuando esté en tu mano. Una vez que estés informado no podrás evitar tomar las acciones que estén en tu mano. El no conocimiento es dar carta blanca sin saberlo a los responsables. Cuanto más veas programas basura, más animarás con tu audiencia a la proliferación de dichos programas y más lejos estarás de poder frenar los problemas.

No es una cuestión de tiempo libre o de tener muchas cosas que hacer. ¿Crees que es la gente que tiene más tiempo libre la que más contribuye a hacer un mundo mejor? No. Es una cuestión de estar informado o no estarlo. Por ejemplo, los gobiernos cambian cosas por el bien del mundo cuando la gente está pensando en esas cosas. ¡Quizá porque ha salido en televisión una noticia sobre ello! Si la televisión solo te anima a seguir dando patadas a la sensatez, nadie les reprochará que den la espalda a los problemas, o que ellos actúen de la misma forma.

Por favor, deja de pensar que no puedes hacer nada. Saber es hacer. Estoy completamente convencido de ello. Por favor, deja esa secta legal, escapa de la televisión basura.

Anuncios

»

  1. Yo desde hace mucho tiempo deje de ver la Televisión moderna. Y no te miento cuando te digo que mi frustración e incomodidad eran tal al ver su pésima programación que decidí deshacerme del TV. Simplemente no lo necesito, si deseo estar enterado de las noticias locales o internacionales compro el diario de turno o reviso los portales pertinentes en la internet. Si en cambio quiero ver alguna película de mi interés, compro el disco o la descargo directamente de la internet. Con mi vieja laptop puedo hacer mucho y mas sin necesidad de depender de una TV.

    Recomiendo el uso de Youtube como fuente para ver interesantes documentales o películas descatalogadas. Muy interesante.

    • Para mí fue algo importante y complicado dejar de sentarme a ver la tele. En el colegio algún profesor me dijo que no era bueno ver más de unas horas al día la tele, pero aquello parecía desproporcionado. Oir que fulanito no tiene tele era algo exótico. En mi casa siempre ha sido algo normal sentarse a ver la tele, e igualmente creo que lo es en muchas otras. Si crees que no tienes nada que hacer, te sientas y ves la tele. Pero no solo eso, las conversaciones se mantienen con la tele encendida. Cuando llegan los invitados se enciende la tele, para así hacer menos incómodo que nadie diga nada. Sería interesante ver una grabación de una familia normal en un día normal en casa. Probablemente pareceríamos zombies.

      • Ya no es mas que un ritual, y la gente sus acólitos. De hecho podría crearse todo una cosmogonía alrededor del TV como deidad tecnológica.

  2. Esta noche he perdido el control. Había una chica del instituto en el programa en el que te enseñan a comprar la ropa elegante. Usaban argumentos como pasar de la infancia a la madurez, mostrar feminidad con cosas de color oro, dar envidia a las amigas. No podía sentarme a comer mientras mis compañeros lo vían. Cuando me preguntaron les dije básicamente las cosas que he escrito en la entrada, y al final me esforcé en no dejar tensiones con ninguno. Pero lo hice sin tranquilidad, respondiendo rápida y con demasiada densidad las cosas que objetaban.

    Por un lado creo que ha estado bien originar el debate y mostrar mi rechazo, pero estoy convencido de que debería tomarmelo con más calma. Me sentía y me mostraba atacado. Eso no ayuda a nadie. Ni a mi capacidad de convinción ni a mi equilibrio mental. Esta noche me recuerda que aún continúo aprendiendo a estar más relajado en las conversaciones de persona a persona, no considerando que soy el responsable de las ideas que defiendo.

  3. Pingback: Especulación… ¡alimentaria! « Un mundo estúpido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s