Archivo de la etiqueta: maneras_de_vivir

En memoria de las víctimas del apartheid

Estándar

Cuando puedo intento leer el código fuente de algunos programas para aprender y ser mejor programador, lo cual es posible gracias a que los programas que trato son software libre. Buscando aleatoriamente me he topado con C-Graph.

transformsGNU C-Graph es un programa para ayudar a visualizar la convolución de funciones (o señales). Como presentación, decir que la convolución es una operación matemática cuya definición formal, digamos, no es muy intuitiva, al menos para mucha gente, y que necesita ser revisitada muchas veces para comprender su significado.

Pues si ejecutas el programa con el parámetro dedicate, puedes leer la versión original de la siguiente dedicatoria. El poema del final usa metáforas relacionadas con el argot del tratamiento de señales. No prometo que esta sea una traducción muy fiel.

GNU C-Graph está dedicado a las víctimas del apartheid, dondequiera que se encuentren, y está dedicado a la libertad y memoria del abogado haitiano y portavoz de los derechos humanos Eliezer Regnier que murió el 27 de Febrero de 2010 al luchar por la justicia. Que su alma descanse en paz.

para que TODAS las VÍCTIMAS de la LUCHA del APARTHEID sean LIBRES y para REGNIER
 
Me envías discretas señales a través de la habitación,
Yo respondo por impulso, reflejando el muestreo de eventos
Que son una dicotomía desde el día que dejaste el vientre de tu madre
Multiplicada en frecuencia, integrada en el tiempo, una ponderada confluencia
De desplazantes deslizantes trenes de pensamiento, mensajes alternativos bajo transformación
Contraprunto, dualidad, involución, contradistinción sin confusión,
Independencia en la sumación. Silencio -esta es una conversación convolucionada.

— Adrienne Gaye Thompson

convolutions

Más conmocionador aún, si lees el código fuente, puedes encontrar dos subrutinas que están escritas en su honor. Si no estás acostumbrado a leer código fuente, nota que en el siguiente código, para hacer referencia a los argumentos que se pasan a la subrutina, se ha decidido emplear los nombres law (ley) y justice (justicia). También se ha llamado a una variable rights (derechos) y una línea del código haiti. El nombre de los argumentos y las variables pueden ser cualesquiera que elija el programador, pero son muy importantes, ya que recuerdan cuál es el significado del valor que guardan. Ocasionalmente, aunque desaconsejable, uno puede hacer chistes con los nombres que se dieron a los argumentos, variables, etc.., ya que es posible leer el código reinterpretándolo como lo que significaría en el lenguaje convencional humano en lugar de con el lenguaje de programación usado, o un punto intermedio.  En este caso, no se ha hecho por diversión, sino en forma de homenaje. No haré una interpretación del código.


subroutine regnier(law,justice)
!==============================

   ! In memory of Eliezer Regnier

    character(len=*) :: law
    integer :: rights
    real, optional :: justice

    haiti: do rights=0,1
       write(*, "(a)", advance='no') 'C-Graph:>> '
       read(*,'(a)') law
       if(present(justice)) then
          read(law, *, iostat=badinput) justice
          if(badinput /=0) then
            if(rights==1) then
                justice=1
             else
                write(*,'(/,a)') "That was not a number. Try again!"
             end if
          else
             exit haiti
          end if
       else
          exit haiti
       end if
    end do haiti
  end subroutine regnier

integer function eliezer (s)
!===========================
! In memory of Eliezer Regnier
! Define scaling protocol.
character (*) :: s
character(*), parameter :: scale='abfhABFH'
eliezer=INDEX(scale, s)
end function eliezer

El día de mi cumpleaños

Estándar

Hoy ha sido el día de mi cumpleaños, y ha sido un gran día. He hecho un poco de todas las cosas que me gustan y de las que está bien que haga.

Aunque me acosté tarde, allá sobre las 4:00, me he levantado a las 10:00, con sueño, sí, pero me he levantado. El desayuno me ha dejado muy satisfecho, aunque ha sido poco más que unos brotes de alfalfa y lentejas y un té de romero. Aún no terminaba de salir el sol en el jardín, pero al fondo del todo aparecían los primeros rayos, que apenas calentaban. Pero estos últimos días han sido espléndidos, y el aire fresco solo me ha dado estímulos positivos.

Fui a mi cuarto dispuesto a estudiar, aun siendo tan temprano para estar en fiestas. Tenía unos apuntes sobre la mesa que había empezado a transcribir para forzarme a pensar en ellos. He continuado, con buena letra y sin agobiarme. He recordado algunas cosas importantes y en mi cabeza han germinado las semillas necesarias para pensar en términos de medios dieléctricos equivalentes. Ahora ya tengo algo útil más ahí dentro que podré seguir cociéndo para entender la teoría cada vez mejor.

Una compañera me llamó por teléfono y estuve hablando largo tiempo con ella. No suelo escucharla por teléfono nunca y cuando lo hago le descubro una voz muy dulce que me hace sentir muy bien. Hablamos despacio, de cosas diversas, unas trascendentes y otras no tanto, pero siempre sin tener que sacar un tema porque hubiera silencio. Su voz me transmitió ese sentimiento en los primeros minutos y he disfrutado de ello el resto de la conversación. Gatos, familia, planes, pero todo con buen humor y sin forcejeos. Al final me dijo que había intentado hablar conmigo por jabber estos días atrás pero que aparecía como no conectado. Corté el teléfono e intenté ver lo que pasaba.

Aparentemente era un problema de jabberes.org, que conectaba bien con otros bajo el mismo dominio pero no con jabber.org. Recordé que lavabit también tenía una servicio a través de XMPP, así que miré la configuración en su web y en un plis plas todo funcionaba sobre ruedas.

También me entretuve con un programa en fortran que escribo para una asignatura. Problablemente implementé el cambio de diseño más sensato que ha recibido hasta ahora. Me deshice de todas las directivas del preprocesador que estaban ahí por razones de optimización pero que, además de fastidiarme la preciosa indentación de mi código, me obligaba a compilar el programa siempre que quería cambiar una variable de interés como el tamaño de mi sistema. Ahora en los 10^8 bucles que haga tendrá que comprobar muchas condiciones ya conocidas nada más ejecutar el programa, pero se lee muchísimo mejor y está preparado para cualquier estandarización más que le quiera hacer, como aceptar el ajuste de parámetros por línea de comandos.

Más tarde herví agua y puse unas patatas. Corté puerro, tomate y calabacín e hice una ensalada. Después de comer fui a sacar de paseo a un amigo perro, que aunque me tiraba mucho de la correa lo hacía con mucha menos fuerza que las primeras veces. No podía evitar enfadarme un poco con él por hacerlo y alterar mi paseo, pero una vez que le paré para decirle a la cara que ya estaba bien aquello concluí que obviamente no era nada personal contra mí y que tampoco tenía sentido que lo tomara como tal.

En casa seguí estudiando un rato más, y más adelante encontraría un texto que había olvidado completamente pero que cuando releí recordé lo emotivo que era para mí. Le corregí algunas faltas de ortografía y añadí algunas sentencias que bien consideraba que no le hacían injusticia. Sin embargo era demasiado largo, y tuve que dejarlo porque ya iba a llegar mi familia a casa de mis padres y no quería llegar tarde.

Ya había llegado mucha gente, casi toda bastante mayor. La chimenea estaba encendida, y todos reposaban sobre sofás alrededor de una mesa que estaba justo en frente del fuego. Tras las palabras y contactos de rigor me dejé sumergir en un trozo de sofá yo también. Alguno decía ocasionalmente algo, y algun otro respondía de manera vaga. En ocasiones sentía que debía decir algo por las palabras y tonos recién creados, pero otras voces que surgían desde atrás cambiaban continuamente el statu quo de la situación, lo cual siempre me permitía no tener por qué decir nada, tan solo seguir allí, sumergido entre el sofá y aquellas voces. Voces, emitidas por la televisión.

Dado que era mi cumpleaños y me encontraba con mucha autoestima pregunté si podía apagar la televisión. La primera respuesta fue afirmativa, así que simplemente la apagué. Sin embargo, en tanto que pulsé el botón y volví al sofá nadie dijo una palabra, y la habitación se llenó de un silencio desconocido. Como es natural, todos estábamos alterados por aquel silencio. Uno dijo: “Así lo que parece es que estamos solos“. Mi madre, que lo último que quiere es causar molestia alguna a los invitados, hacía presión para que volviera encender la tele. Mi padre sugería un término medio proponiendo una cadena de música. Aquello a mí no me convencía, ya que no podía esperar buenas vibraciones de la música que tiene el control de los medios y a la que la gente está acostumbrada. Por otro lado, música clásica o algo así hubiera sido demasiado inusual y blanco de todo tipo de comentarios. Sin embargo, empezó un poco de conversación a raíz de si teníamos canales de música o no, lo cual aproveché para crear conversación, lo más cotidiana posible, y desviar así la atención del silencio.

Comencé hablando sobre una pasada reforma de la chimenea y poco más, pero ya fue suficiente para que todos empezaran a seguir creando conversación con mucha más habilidad que yo. Hablamos de historias pasadas, de la vida de algunas personas del pueblo cuando eran más jóvenes. Se hicieron bromas sanas sobre ellas a partir de cosas que supuestamente dijeron, las cuales dudo que fueran así exactamente tanto en palabras como en modos, o que meramente se hubiera dicho algo parecido. Pero eso por supuesto eso no importa. Todos reían o participaban saludablemente, sin ninguna maldad. En un momento mi abuela llegó a reír muchísimo, más de lo que la he visto reír desde hace mucho. Me preocupaba por su salud, que no está muy bien, y me preguntaba si realmente estaba siguiendo la conversación. Demostró en varias ocasiones que ella tenía algo que decir porque ella misma lo había vivido. Dado el trabajo que le cuesta hablar, en otras ocasiones casi siempre que hablaba no la entendía, ya que aunque los otros callasen, los de la tele ni bajaban la voz ni entraban en consonancia con sus ritmos. En esta ocasión entendí todo perfectamente.

Pensé que, aunque luego llegaran más personas y, cambiando el estado de la situación se encendiera la televisión, habría merecido la pena. Sin embargo, eso nunca ocurrió. Todos los que llegaron con la tele apagada se incorporaron naturalmente. Al menos yo, olvidé completamente que la tele había estado encendida tiempo antes, y que era la encargada de romper el silencio incómodo. Ahora lo hacían entre todos sin que yo no tuviera que animar nada. Hablé entonces con gente de mi familia individualmente. Jugué con mis primas. Me sentí aceptado por muchos. Cuando todos se fueron, ayudé a recoger, hablé con mis padres y volví a casa.

El cielo estaba de un azul marino por razones que desconocía, pero hacía a las estrellas mucho más claras  y agradables de ver que con el cielo negro. La luna estaba llena. Quería decirme que había sido un día redondo.

Extremismo

Estándar

El Diccionario de la lengua española ha decidido enmendar la definición del término extremismo para la vigésima tercera edición. Desde

m. Tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política.

a

m. Tendencia a adoptar ideas extremas, especialmente en política.

Me parece bien, ya que le han quitado connotaciones y han delegado todo el peso en el adjetivo extremo, que no tiene por qué ser exagerado (al loro con la definición de exageración). De todas formas esta enmienda no me da mucha esperanza ni por el trabajo que realizan los que editan el diccionario ni del uso común que se le da en la calle a la palabra extremista. Opino que se entiende como

m. Tendencia a adoptar ideas que no han surgido de los principales medios de comunicación, especialmente si su aplicación requiere un esfuerzo o renuncia a determinadas ventajas o impunidades.

Me alegraría ir descubriendo razones para cambiar de opinión en ambos asuntos.

Sin derecho a vender lo que es tuyo

Estándar

Hoy Lunes es día de protesta en Estados Unidos. Traduzco a continuación, lo mejor que puedo, la página YouHaveBeenOwned, una acción de Demand Progress, el cual hizo también de soporte para luchar contra SOPA, donde finalmente ganamos. En esta ocasión está en juego la posesión de las cosas físicas que compramos, principalmente los aparatos electrónicos, pero también cualquier otra cosa sujeta a las leyes del copyright.

imagen de una bolsa de compra atada con cadenas

Esto es algo muy serio que, de salir adelante, va a agigantar más las distancias entre los productos y los consumidores, alejando a estos de cualquier intento de ganarse unos dineros con las cosas que han comprado. Y no es solo una cuestión de dinero, es una cuestión de propiedad. Vivimos cada vez más en un mundo en el que lo que tocamos, llevamos encima o incluso construímos no se nos reconoce nuestro ni podemos hacer un uso legítimo de este. Un mundo en el que tenemos que justificar nuestra existencia, que ni siquiera hemos firmado, y la única opción ganadora es estar del lado de los que tienen el capital. Y el caso de la tecnología es tremendo, la sociedad nos la impone (coches, teléfonos, ordenadores, etc.) y aunque somos nosotros quien la pagamos, se nos niega el derecho a que nos pertenezca o que nos obedezca. ¿Quién no cree en la Sociedad del Control?

La próxima semana, La Corte Suprema de de Estados Unidos decidirá si tienes derecho o no a vender tus cosas en eBay. ¿Realmente posees el teléfono inteligente o computadora que estás usando para leer esto? Si vendieras tus libros, ¿incumplirías la ley? Una corte federal en Nueva York dice que lo habrías hecho, incluso si legalmente pagaste por y ello y lo comprastes.

Es increíble, pero los tenedores de las marcas registradas y del copyright intentan usar un agujero legal para quitar de enmedio tu derecho a vender las cosas que posees. Los principales medios comienzan a cogerlo, con el Wall Street Journal con un artículo encabezado: “TU DERECHO A VENDER TUS PROPIAS COSAS EN RIESGO”. Por favor, añade tu nombre a la derecha para defendernos [Esto solo tiene cabida en la página web original y si eres estadounidense].

Advocados por el interés público ya están tomando parte y Demand Progress se está uniendo con una coalición de grupos — incluyendo muchos de aquellos que se unieron para parar SOPA — para soportar los derechos de los usuarios ordinarios de internet y los consumidores de cada día.

Una vez más, los lobbies de las grandes compañías de entretenimiento nos combaten en las cortes para asegurar que sus beneficios tienen una mayor prioridad que los derechos de los consumidores. Pero esta vez el MPAA y el RIAA tienen la administración Obama de su lado; todos ellos han presentado documentos legales pidiendo a La Corte Suprema restringir nuestros derechos para revender las cosas que poseemos…

Sólo tenemos unas pocas semanas para que nuestras voces sean escuchadas antes de que La Corte Suprema se pronuncie finalmente. Estamos trabajando en defender un principio de larga duración conocido como “Doctrina de Primera Venta”. Esta regla de sentido común nos da el derecho de vender la mayoría de las cosas que poseemos, aunque las grandes empresas intenten socavar nuestros derechos en las cortes. Si La Corte Suprema apoya la decisión de las cortes más bajas, no “poseeríamos” nada si alguna parte hubiera sido fabricada en un país diferente. Y prácticamente cualquier cosa que poseas, desde tu iPod a tu casa, podrían haber sido hechos en el extranjero, entera o parcialmente.

Si perdemos esta batalla, prácticamente cualquiera que quiera revender productos que compró, desde Macbooks y iPhones hasta ropa y libros de texto, tendrá que pedir a los tenedores del copyright permiso primero. ¡Y ellos tendrán el derecho de denegártelo!

Esto es malo por varias razones: Minará Craigslist y Ebay, dañará el medio ambiente, incentivará a los manufacturadores a trasladar sus empleos fuera del país, y efectivamente baneará la forma de venta tradicional americana. Para más información, por favor, visita el artículo sobre el proceso judicial (en inglés).

Introducción a la banca ética

Estándar

Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejercitos enteros listos para el combate.

Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron.

Thomas Jefferson, ex-presidente de EEUU, 1802

Los siguientes textos han sido extraídos de los breves artículos de Wikipedia sobre Banca ética y Economía social.

Aproximación

[La Banca ética] surge como parte de los movimientos de economía alternativa que buscan una economía real y cuyas actividades produzcan un impacto social o medioambiental positivo.

Por economía real se entiende toda aquella actividad económica no especulativa y fuera de los mercados secundarios [dedicado a la compraventa de valores que ya han sido emitidos en una primera oferta pública o privada]. Esto es que los proyectos financiados con el crédito de la banca ética deberán generar directamente bienes o servicios. Esto también excluye la concesión de créditos para el consumo personal. El impacto positivo, ya sea social o medioambientalmente hablando, significa restringir las actividades financiables a aquellas que cubran servicios necesarios y abandonados por la banca tradicional debido a su baja rentabilidad. Esto se logra desterrando una serie de proyectos (armamento, prostitución, extensos monocultivos intensivos, tabaco…) y priorizando otros (comercio justo, atención a colectivos en riesgo de exclusión, educación…).

Un poco de contexto

Ciertos escándalos públicos de corrupción en Estados Unidos y conflictos políticos internacionales (la guerra de Vietnam, el régimen del apartheid en Sudáfrica…), hicieron que la ciudadanía y una serie de colectivos tomasen conciencia de que la relación ahorro-crédito estaba completamente controlada por los bancos, es decir, los ahorradores y legítimos dueños de ese dinero no tenían capacidad para decidir sobre los créditos que se concederían con su ahorro. De esta manera, el ahorro de una ONG que trabajara por la paz podía estar siendo invertido en armamento.

Dr. Muhammad Yunus, es un banquero y economista de Bangladesh. Es el desarrollador del concepto de microcrédito. Los microcréditos son pequeños préstamos concedidos a personas humildes que no califican para un préstamo bancario tradicional. Fundador del Banco Grameen, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

En 1974 propuso una forma de organización social para aldeas rurales denominada “Gram Sarker” (gobierno rural). La propuesta demostró ser practicable y útil, por lo que en 1980 fue adoptada oficialmente por el gobierno de Bangladesh. Desde esa época, debido a la hambruna que asolaba a este país (uno de los países más pobres y poblados del mundo), tomó conciencia de que sólo se puede salir de la pobreza superando las leyes del mercado, proporcionando microcréditos: créditos solidarios sin garantía a los más necesitados para que puedan realizar una actividad independiente y creativa.

A menudo se dice en este contexto que las personas que menos recursos tienen son mucho más fieles a la hora de devolver los préstamos que aquellas que más recursos disponen.

Dos tipos de banca ética

Aún teniendo como objetivos los citados anteriormente, economía real e impacto positivo, se puede hacer una clara distinción entre dos tipos de banca ética:

Banca ética

El derecho a voto depende de la participación en el capital social o de la proporción de activos poseídos respecto al total emitido. Es decir, que los que deciden qué se hace con el capital son aquellos miembros que contribuyen en mayor medida. Un ejemplo de estas entidades es Triodos Bank.

Banca ética cooperativa o ciudadana

Sistema de gobierno asambleario en el que todo usuario del banco tiene un voto de igual peso, sin considerar el capital invertido en dicha institución. Una persona, un voto. Suelen tener una mayor acogida en las asociaciones del Tercer sector (que incluye cooperativas, organizaciones sin ánimo de lucro y de caridad) que entre particulares y empresas. Los ejemplos más conocidos son FIARE y Coop-57.

Mientras el primero hace cosas sociales, en el segundo la toma de decisiones es democrática, todos los miembros tienen la posibilidad de decidir qué proyectos económicos apoyar.

¿Y cómo puedo participar yo?

Puedes ver el anexo de Wikipedia que compara las Finanzas éticas en España (no he encontrado un anexo parecido para Sudamérica).

En él podrás ver que a día de hoy, salvo con Triodos Bank, es imposible tener los servicios bancarios a los que estamos acostumbrados, como una cuenta corriente o disponer de tarjetas de débito/crédito. Por el contrario, las opciones comunes son depositar dinero sin recibir intereses (que puedes recuperar con facilidad) o bien, si existe la posibilidad de recibirlos, el porcentaje siempre es bastante menor de lo que acostumbran las bancas normales (aunque esto era imaginable), contribuir mensual/anualmente y hacer donaciones. Y por supuesto, si eres socio tienes tu voto para tomar decisiones sobre qué proyectos apoyar.

Probablemente un buen compromiso es dejar gran parte de los ahorros en una cooperativa/asociación/banca ética y utilizar una tradicional (preferiblemente una caja de ahorros que un banco) para domiciliar, usar tarjetas, etc., si resulta especialmente útil.

En 2013 FIARE comenzará a ofrecer los servicios tradicionales (tarjetas, cuentas corrientes, banca por internet, etc.), por lo que probablemente será especialmente fácil dejar tu viejo banco por uno ético cooperativo.

El avance tecnológico y el género masculino

Estándar

A serious proposal to the ladies

El fanzine que presentaba en la última entrada es aplicable a todos los humanos, pero es porque el teléfono móvil es una tecnología atractiva por razones de muchos tipos: status social y socialización, seguridad, entretenimento, posibilidad de ver fotos, de telecomunicarse, etc.. Pero creo no equivocarme diciendo que, especialmente aquellos humanos más masculinos que femeninos, tenemos una gran afinidad por los automatismos y presentamos a menudo una adicción a cualquier tipo de tecnología. No importan los medios ni el tiempo empleado si finalmente conseguimos un algo tecnológico que haga por si solo nuestras tareas. Si me consideras machista por decir algo así, quizá estás interesado en leer un poco sobre feminismo de la diferencia.

Según la psicóloga canadiense Susan Pinker, el modelo de la paridad está superado. En el libro La paradoja sexual propone un “feminismo de la diferencia”, que reconoce la distinción en cualidades y preferencias entre uno y otro sexo. Si tienen efectiva libertad, las mujeres seguirán caminos propios, y la disparidad resultante será la verdadera igualdad.1

Pongo un ejemplo. Hace unos meses, aunque no por primera vez, estaba completamente convencido que debía digitalizar los apuntes en clase, incluso automatizar su captura. Todo ello porque considero que tengo mala letra, que soy un desastre organizando apuntes de forma que nunca encuentro nada, y en general no me gustan mis apuntes. Pero si están en un fichero PDF muy bonitos, todo sería muy diferente. Para ello estaba dispuesto a comprar el hardware que fuera necesario: tableta gráfica, grabadora de voz o escáner; preparar el software que necesitara para manejar esa información, e incluso estaba dispuesto a fracasar en el intento, que sería lo más probable. Dejando al margen el fracaso, para conseguir que algo así funcionara mínimamente en, digamos un mes, requeriría una atención temporal titánica que probablemente se vería interferida con la propia tarea de tomar apuntes, estudiarlos o hacer alguna cosa sana. Pero dejando de lado todas las cosas que perdería, incluso suponiendo que no me costase nada llegar a esa solución. ¿Qué habría conseguido?

En el mejor de los casos hipotéticos habría conseguido no tener que tomar apuntes, no tener que leerlos y no tener que reescribirlos. Podría dedicar el tiempo de clase para simplemente escuchar, o tomar notas sueltas. Los apuntes se habrían convertido en documentos con fuentes perfectas y super-agradables. Si lo consiguiera, podría despreocuparme totalmente de qué hay que hacer para tomar buenos apuntes. Perdería cualquier habilidad para escribir rápido pero de forma que después se pueda leer agradablemente el texto. Perdería la interiorización de la materia que se adquiere por el hecho de escribirla (aunque lo cierto es que ya había desarrollado métodos para copiar sin tener que prestar atención a aquello que estoy escribiendo). En definitiva, perdería todas las capacidades propias del estudiante, y mi misión consistiría en estar sentado, sin moverme, y simplemente pensar, escuchar y leer.

Recuerdo otra vez que me dio por querer gestionar las direcciones de correo de mis amigos digitalmente y sincronizarlas. O tener las contraseñas cifradas en dispositivos digitales y no tener que memorizarlas. La tecnología avanza para que no tengamos que hacer actividad física, para que no tengamos que aprender el saber hacer, para que solo seamos técnicos que no hacen nada.

El género femenino es sencillamente mejor en este punto. Debería tomar alguna importancia en el avance de la sociedad, porque de momento lo que sabemos hacer es perdernos ciegamente en la lógica y la razón (léase lógica sin razón), y no salir de allí.

PS: ¿Alguien ha conseguido digitalizar apuntes de algún modo y aplicarles OCR? ¿A las fórmulas también?