Archivo de la etiqueta: metodología

Cómo actualizar la versión de Trisquel

Estándar

Si alguien me pide consejo sobre que distribución de GNU/Linux usar, siempre les recomiendo Trisquel, ya que me parece increíblemente intuitiva y fácil de usar para cualquier persona, tenga o no conocimientos de informática general o de GNU. Sin embargo, instalar un sistema operativo, sea el que sea, es otra cosa muy diferente, y requiere de muchas salvedades. Es por eso que no recomiendo a la gente instalar Trisquel por ellos mismos, sino que pidan ayuda a un amigo que entienda o a un grupo de usuarios de GNU/Linux cercano. Esta entrada habla solamente sobre instalar/actualizar la versión de Trisquel, y por eso tendrá un lenguaje muy pesimista, pero no porque el usuario de Trisquel deba pensar o asustarse con estas cosas.

Si no la conocíais, Trisquel es una distribución 100% libre recomendada por la FSF, la Fundación por el Software Libre, ya que nunca da la posibilidad de instalar software no libre a través del sistema, aunque fuese legal y gratuito, sino que si el usuario quiere hacerlo tiene que recurrir a otras fuentes como, por ejemplo, a la página web del autor que ha creado dicho software. Eso impide, por ejemplo, que sea instalado por error y también que se apoye el uso de dicho software no libre, en lugar del de las alternativas libres que existen.

Sin embargo, desde Trisquel se pueden instalar infinidad de programas libres de manera muy simple y gratuita, basta usar la aplicación Añadir y quitar aplicaciones.

Los programadores de Trisquel regularmente crean nuevas versiones del sistema operativo usando como base nuevas versiones que van saliendo para Ubuntu. Las nuevas versiones de Trisquel son cada vez mejores, ya que tanto el mismo sistema operativo como los programas que se pueden instalar desde Añadir y quitar aplicaciones están más actualizados. Por esta razón, cuando una nueva versión de Trisquel ha sido publicada, te da la posibilidad de avanzar a dicha versión. Las distribuciones avanzan 0.5 unidades cada vez, salvo excepciones. Por ejemplo, la versión actual de Trisquel es la 5.5.

Como se ve en la imagen, Trisquel permite actualizar a la siguiente versión desde el mismo sistema operativo. Sin embargo, siendo sincero con mi experiencia, estas actualizaciones “directas”, sin pasar por arrancar desde un medio externo (CD, memoria USB, etc.), frecuentemente no funcionan correctamente. Hace ya años la alfombrilla táctil de mi portátil quedó sin funcionar, otras veces todo quedaba ralentizado y otras no me funcionaban bien los gráficos. Son muchos los testimonios de problemas ocasionados al actualizar Ubuntu (y por ende Trisquel) de esta manera. Aunque muchas otras veces funciona perfectamente, y no veo ninguna razón para no recomendar intentarlo si has decidido que vas a actualizar Trisquel, ya que es la manera más fácil.

Pero siempre hay dos alternativas:

No actualizar

Es algo muy cómodo no tener que instalar una nueva versión del sistema operativo que usas.
En esta línea, muchas distribuciones tienen ciertas características ventajosas. Por ejemplo, Debian da soporte durante mucho tiempo. Parabola GNU/Linux es una distribución 100% libre en la que no hay que reinstalar nunca. Sin embargo, cada vez que hay preparada una versión nueva de algún programa, esta se instala automáticamente junto con las actualizaciones ordinarias de Parabola.
Tener las últimas versiones de los programas es algo muy útil, pero a la vez peligroso, y no es extraño que Parabola no esté recomendada para usuarios novatos en GNU.

Es la opción más fácil y que no origina más problemas. Cualquier otra puede presentar contratiempos (a menudo relacionados con los controladores de video), con solución, claro, pero que para conseguir arreglar será necesario el uso de más tiempo y conocimientos del que requiere una instalación en la que afortunadamente no surgen. Si las cosas funcionan bien en tu versión de Trisquel actual, es recomendable no actualizar si no puedes aceptar al menos perder el mucho tiempo que te puede llevar aprender a solucionarlos, ya que si tienes problemas probablemente dejarás tu computadora inoperativa hasta que logres una solución.

Sin embargo, hay un problema con no actualizar, y es que pasado el tiempo de soporte de la versión de Trisquel que tienes instalada, no es posible instalar nuevos programas vía Añadir o quitar aplicaciones. Esto es así porque los desarrolladores de Trisquel van borrando los programas de los repositorios antiguos para tener espacio libre para los versiones nuevas de dichos programas, accesibles desde las versiones más recientes de Trisquel. Si nunca tienes la necesidad de usar otros programas que los que ya tienes no habrá problemas, pero a menudo uno quiere instalar algo nuevo.

Además, cuando pasa aún más tiempo incluso se dejan de recibir actualizaciones de seguridad. No estoy capacitado para decir nada sobre las consecuencias de eso.

El mejor consejo que puedo dar, y que antes nunca consideraba, es la importancia de instalar versiones LTS (con Soporte de Larga Duración). Desde que una versión LTS es oficialmente lanzada, se ofrecen al menos dos años de soporte, y para actualizaciones de seguridad mucho más. Cuando tenga que instalar Trisquel a personas sin experiencia voy a tener esto mucho más en cuenta, porque si no, al paso de los meses, pueden verse con un sistema en el que no puede instalar programas de la forma que se les enseñó (y la única sencilla).

Hacer una instalación de Trisquel “fresca”

Si la actualización “directa” a la siguiente versión no funcionó, si quieres adelantar más de una versión a la vez, si sencillamente ni quieres intentar la actualización “directa”, o bien no estaba instalado Trisquel en el ordenador, la solución es hacer una instalación “fresca”.

Ojo: A veces este método no es infalible. Incluso me ha ocurrido que el instalador de una versión daba problemas en un determinado ordenador, pero no el de la anterior versión, que la instalaba correctamente. Y una vez en dicha versión puede actualizar hasta la versión siguiente mediente el método “directo” sin problemas…

El punto más importante es cómo hacer para que lo que había en la instalación anterior vuelva a estar en la nueva. En esencia, todo es simplemente:

  • Los programas.
  • Los datos.

Para lo de los programas no conozco otra solución que escribir una lista de todos ellos y una vez instalada la distro los vuelvas a instalar. Eso es muy fácil, mucho más que si tuvieras que hacerlo en Windows, de hecho puedes instalarlos todos a la misma vez.

A menudo uno asocia a los programas también los archivos que ha creado con ellos, pero estos a menudo se guardan en la carpeta del usuario, por lo que son considerados como datos en nuestra consideración. Además, las configuraciones de los programas, e incluso la apariencia de nuestro escritorio, también está guardada en dicha carpeta, por lo que si se salva nuestro directorio todo seguirá igual.

Para salvar los datos hay de nuevo dos opciones:

  • Hacer una copia de seguridad de los más importantes.

Esto es, copia las cosas que de verdad valoras a algún lado. Nunca sabes qué puede pasar, esto en realidad debería hacerse sí o sí. Si la opción siguiente no te es válida, siempre puedes pegar en tu nuevo Trisquel los datos que tuviste la gracia de sacar.

  • En el proceso de instalación de la nueva versión, seguir los pasos que se detallan a continuación.

Si estuvieras instalando Trisquel por primera vez, sigue los pasos para una instalación convencional. Si ya hiciste esto cuando instalaste Trisquel, o lo lograste de alguna otra forma, dispones de una partición propia para /home, es decir, tienes reservado un espacio fijo del disco duro para los datos personales, de forma que no se almacenan en el mismo espacio donde lo hacen los programas y el sistema operativo. El método que vamos a describir solo es aplicable si se está en la situación descrita.

Que los usuarios tienen su carpeta personal cifrada (se puede elegir cifrar la carpeta personal durante la instalación o cuando se añaden nuevos usuarios desde Sistema->Administración->Usuarios y grupos) NO es un problema. En cualquier caso, si no te quieres arriesgar, ejecuta el comando ecryptfs-unwrap-passphrase en una consola, introduce la contraseña y apunta la frase de paso retornada. Dicho cadena de caracteres te permitirá descifrar el directorio del usuario que ejecutó el comando si hubiera problemas.

Pues nada, comienza la instalación. Cuando llegues a…

…selecciona Algo más, Particionado manual, o como se le haga referencia en el instalador visual de tu versión de Trisquel. Una vez en las opciones del particionado, dedica un tiempo a asegurarte que comprendes tu disco duro (si no, sal de la  instalación y aprende dónde está cada cosa).

El caso mostrado en la imagen es el típico cuando en el ordenador está instalado Trisquel y Microsoft Windows al mismo tiempo. Las dos primeras particiones son de Windows, con el innombrable formato ntfs, la siguiente es donde estaba instalado el directorio principal o raíz de Trisquel, /, la siguiente es la partición para la swap o memoria de intercambio, y la última es la partición para los directorios personales de los usuarios, /home. En una instalación no manual de Trisquel los formatos de las particiones anteriores son respectivamente ext, swap y xfs, lo cual te puede ayudar a orientarte.

Ahora que ya sabemos lo que hay, lo que tenemos que hacer es decir que el / de nuestra nueva instalación irá en el mismo sitio de antes, pero que se debe formatear dicha partición para borrar todo lo que había; que el /home de ahora estará donde antes e y la memoria de intercambio también se quedará en el mismo sitio de antes.

Importante: NO selecciones formatear la partición de /home, obviamente, pues eso borraría todo lo que allí hubiera. Antes de darle a continuar asegurate de que solo está marcada / para formateo (y que / está en la partición correcta, NO DONDE DEBERÍA ESTAR /HOME).

Cuando te pida introducir el usuario principal, asegúrate de escribir correctamente el nombre de usuario ya existente que te interesa, aquel que quieras que tenga permisos de superusuario. El primer campo, Nombre, no tiene por qué ser idéntico al que tenía antes y puedes cambiarlo si quieres; solo el campo Nombre de usuario debe serlo, ya que es ese el verdadero identificador.

Como puedes ver en la imagen de abajo, al haber seleccionado que /home no sería formateado, no puedes elegir entre las opciones del final (están sombreadas), ya que se conservarán las elecciones de la instalación anterior.

Y nada más. Ya sabes cómo no borrar tus datos y que los usuarios de tu sistema sean reconocidos automáticamente por Trisquel.

¡Feliz Día de la Libertad del Software!

Habla por ti, no por lo que crees que le parecerá al resto

Estándar

Nuestra idea de cómo es la sociedad, de cómo piensa y qué le interesa no debería ser utilizada a la hora de valorar una propuesta. Por ejemplo,

Tenemos que reducir al mínimo los productos que adquirimos que no se producen en nuestros alrededores.

Ocurre muchas veces que, cuando nos proponen algo que no habíamos pensado anteriormente y no tenemos una opinión sobre el tema, en vez de preguntar y querer aprender más, respondemos negativamente, inventándonos un argumento sobre la marcha.

Aunque dichas palabras se parezcan a nuestra forma de pensar, pero en dos segundos no lleguemos a aceptarlas o encajarlas en nuestra visión del mundo, una respuesta usual es

1. Pero eso es muy complicado de llevar a la práctica

o bien, utilizamos nuestra visión de una sociedad con menos capacidades o valores en promedio que uno,

2. Pero la gente no está preparada para esas cosas

o si estamos convencidos de un modelo diferente, simplemente decimos

3. Pero eso es imposible, en el futuro las cosas no van ir así

Por otro lado, la persona que sugiere ideas nuevas debería usar ejemplos y no perderse en estructuras genéricas que son válidas siempre. De esa forma, aunque el otro no llegue a captar tu argumento, podrá pensar más sobre ello con los ejemplos, que será de lo poco que recuerda de entre tantas cosas abstractas.

Y por supuesto, nunca enfadarse. Si se acaba tenso difícilmente se van a considerar las palabras del otro posteriormente. Hay que recordar una agradable relación. Agradecer a tu compañero la amable conversación aun no coincidiendo en todo puede ser una buena idea.

Como regla general, rebaja tu ego, pues ni eres responsable en el nombre de las ideas que transmites ni va a tener ningún resultado positivo para el otro que te molestes. Ni para ti.

Recursos para la promoción de software libre

Estándar

Haciendo lo que consideraba una búsqueda suicida me he encontrado una presentación muy divertida sobre GNU/Linux (click para pasar diapositiva).

Resulta que el autor se hace apodar Jesusda y tiene mucho más material. Le doy las gracias por poner a nuestra disposición material tan agradable y fácil de usar.Imagen

Los exámenes son válidos en el límite termodinámico

Estándar

La colectividad microcanónica se encuentra formada por cerebros que pueden saber o comprender más o menos cosas, pero cuyo nivel de conocimiento absoluto en la materia de examen (definido como la nota con la que es calificado) es el mismo. Todos los sistemas constituyentes de la colectividad son iguales desde un punto de vista práctico o macroscópico.

Interpretar la nota de un examen como el nivel de conocimiento de la persona examinada entre 1 y 10 (no ya sobre la materia, sino sobre los argumentos particulares objeto de examen) es creer que el conjunto de conocimientos es un sistema en el límite termodinámico. Esto es:

  • Si el corrector del examen no dispone de información previa, el nivel de conocimiento del examinado en cada uno de los argumentos se supone el mismo.
  • El conocimiento medio del examinado es igual al conocimiento medido por el corrector del examen.

Para poder aplicar estas hipótesis la matemática estadística exigiría que tanto el número de conocimientos materia de examen como la capacidad potencial de asimilación de conocimientos fueran muy grandes. También que la dificultad para aprender cada argumento sea estadísticamente la misma (quizá no, pero es afecta mucho a la motivación del estudiante). De esta forma, aunque se sepa muy poco (o todo lo contrario) de algunos argumentos en particular, el nivel de conocimiento medido durante la corrección del examen se aproximará al conocimiento medio del examinado en todos los objetos de estudio, ya que es poco probable que hayan sido pedidos argumentos que representaban una extrañeza estadística.

Personalmente, me gusta mucho más el modelo  que me sugirió un profesor sobre la información dada por un examen:

En los exámenes no se puede demostrar lo que se sabe, sólo lo que no se sabe.

Follar no te hará feliz

Estándar

Tener relaciones sexuales no dará a tu vida el sentido que no tiene ahora. El sexo no va a ser la solución a ninguno de tus problemas.

Igualmente, cuando uno pregunta: “¿Qué has hecho el fin de semana?”, el otro de alguna manera dice que estuvo bebiendo alcohol y entonces los dos ríen, no significa que beber alcohol con los amigos es una cosa pilla y que debe ser la leche, aunque ciertamente lo parezca. No debes creer que si pasara el tiempo y te vieras en esa situación todo sería mucho mejor, porque no lo sería. Aprende a sentirte bien con las cosas normales, las que a tu cabeza se le ocurren.

Es muy común que mucha gente se ría o se sienta importante relatando su participación en actividades sociales o sexuales. Por un lado, te puedo asegurar que la mayoría de las veces exagerarán e inventarán las historias y las emociones, para que así parezcan mucho más espectaculares de lo que realmente pasó o sintieron. Pero eso no es lo importante, el punto es que los humanos dicen esas cosas porque quieren sentirse integrados en la sociedad, y saben que eso siempre funciona. Es como hablar de algo muy impresionante que has visto o escuchado, como un león que ha cazado un perro y ha empezado a devorarlo. Siempre interesará a los otros y te hará sentir importante un rato. Pues es exactamente lo mismo, ellos saben qué historias siempre funcionan.

De verdad, nunca creas a un humano expresando su felicidad a voz viva. Cuando se hace algo así es para ser guay o sentirse escuchado, nada más. Y eso no lleva a la felicidad, solo da de comer al ego, cosa que a largo plazo solo te hará sentirte peor.

Humanos grandes y conocedores de todos los secretos de la vida:

La televisión ya crea demasiados traumas. No hagáis creer a los niños que dice la verdad. Las palabras sexo, genitales, gente desnuda, cagar, etc. no hacen mal a nadie, y hablar de ellas con seriedad y sinceridad tampoco. La mente ha sido condicionada para sentirse incómoda al comunicar estas ideas: hay que esforzarse en romper esas cadenas. Seguro que ya has demostrado suficientemente bien que cuando quieres sabes contar chistes muy buenos y aparentar correctitud en cada momento. Tu tabú hace que la televisión y las salvajadas de la calle tomen las mentes. ¡No des tregua a los chistes fáciles!

Consejos para difundir contra-información

Imagen

Finalmente ha llegado el Día Contra los DRMs. ¿Aún no has organizado nada? ¡Imprime lo que sea y repártelo por ahí!

Lleva el mensaje a aquellos sitios que sepas que frecuentan grupos sociales alternativos. La probabilidad de que sea de interés a personas menos comúnes es mayor que en el caso de las personas más comunes.

Colócalos en pasos obligados de personas y donde deban pararse sin poder hacer otra cosa. El dueño de la tienda de detrás del paso de cebra lo sabe y ha puesto en el escaparate una tele cuyos vídeos atraen a todo aquel que espera en el paso de peatones.

A menudo, si no quieres gastar muchos recursos, el soporte físico del mensaje es el mismo que se usa para llamar la atención, aunque también puedes colocarte cerca del mensaje y cruzar los brazos repetidamente por encima de la cabeza. Pero el soporte físico del mensaje puede ser suficientemente bueno para llamar la atención, incluso siendo pequeño. Haz composiciones y usa la simetría, pero no olvides de que debes dejar una forma segura de leer el mensaje. En la foto anterior, dos mensajes llaman la atención mientras un tercero se puede leer desde un lugar resguardado del tráfico.

El cartel oficial del evento es bueno captando la atención. Aunque la fotografía anterior no puede captarlo, desde la distancia donde se tomó (más de 10 metros) es legible “DRM” en el cartel colocado en la esquina. Cualquier persona para la que dichas letras activen sus neuronas, quedará atrapada y se acercará, aunque no pase demasiado cerca o con un ángulo perfecto.

Se positivo. Muestra aquellas cosas buenas y agradables que se pueden hacer para apoyar y vivir con tecnologías libres de DRMs. Centrarse solo en lo que NO se puede hacer es una mala idea (lo puedes leer en todos los libros de metafísica).

Aunque no tengas mucho tiempo, no te olvides de dejar al menos un mensaje en la lengua local…, las traducciones son importantes. Aunque en este caso gran parte de la gente interesada sabrá inglés… En España y en Italia nadie sabe inglés, no traducir el mensaje impedirá que llegue a una enorme cantidad de personas receptivas. Aunque claro, inglés es mejor que nada.

Aprovecha los mensajes del enemigo, probablemente con más recursos que tú. Asegúrate de que una persona que lea su mensaje tenga la contraparte presente cuando elabora su opinión. Llevar siempre un boligrafo encima es algo muy interesante.

Si todo lo anterior falla, siempre puedes dejar muchos mensajes en cualquier sitio y aumentará la probabilidad de llegar a más personas, pero mejor no gastar tantos recursos y aplicar un estilo minimalista. ¡Será mucho más motivante!

Evita la esencia si lo que quieres es enseñar algo a alguien

Estándar
Campo magnético

老陳, GFDL

A veces uno se pierde hablando, o mejor dicho, pierde a los otros. Pongamos algunos ejemplos:

Mi profesor de Física del Plasma. Es un genio. Estoy convencido de que será él el primero en encontrar una solución estable al confinamiento magnético del plasma, con la cual que se podrá controlar la fusión nuclear y tener energía a chorros para todos. Sin embargo, como profesor es horrible. Estoy seguro de que cualquier físico teórico o matemático disfrutaría enormemente cualquiera de sus clases y aprendería mucho, tanto por su rigurosidad y formalidad como por la apreciación de la esencia de aquello que trata. Pero los estudiantes de física, incluso los más eruditos, no conocen perfectamente los fundamentos matemáticos de las teorías físicas, ni tampoco se manejan como Pedro por su casa con todos los elementos de dichas teorías. Saben hacer algunos ejercicios relacionados con ellas, conocen definiciones e incluso puede que conozcan algunas demostraciones importantes, pero asumir que la teoría y el estudiante ya forman un único ser es pasarse.

Mi madre. Sabe perfectamente todo lo necesario para llevar adelante una magnífica granja en el malvado juego FarmVille, pero sin embargo no sabe lo que es cerrar una ventana del escritorio o qué hacer cuando unas ventanas se quedan detrás de otras. Si ya no se ve es que no está. Cuando intento explicarle algo olvido que realmente ella lo que ha aprendido es el camino para llegar hasta un sitio, pero no tiene por qué saber nada sobre lo que ha hecho para llegar hasta allí.

Yo mismo. Personalmente, pienso que explico muy bien las cosas, de hecho pienso que las explico mejor que nadie. El problema es que probablemente eso lo piensa todo el mundo, y por reducción al absurdo, eso es imposible. Usar palabras muy sencillas y presentar las ideas de manera muy simple es una buena cosa, sin duda. Esto es muy útil para alguien que ya tiene conocimientos previos en el tema pero que necesita reorganizarlos y descubrir las piezas que faltan para así comprender mejor la cosa en cuestión, pero para otro que no se ha interesado nunca por algo parecido, esto no funciona. Algunas razones:

  • Son los ejemplos y la características singulares lo que llaman la atención. La furgoneta hippie, un dibujo ridículo o algo muy impactate pero no representativo en absoluto son las cosas que se recuerdan y pueden hacer que alguien se interese por algo. La prensa sensacionalista triunfa por esto.
  • La esencia de las cosas es aburrida. De hecho, cuando la conoces ni siquiera das importancia al conocimiento como un todo, porque cuando se entiende cómo funciona algo, todo es excesivamente simple, mera fenomenología, casos particulares que se explican perfectamente a partir de la esencia. Pero la esencia es una idea tan sencilla que resulta ridículo hacer hincapié en ella, es como es y no se le puede sacar más ya que es la esencia. Resulta más interesante explicar las consecuencias o detalles.

En definitiva, la esencia de las cosas sabe a poco. Tanto cuando estás lejos de comprenderla porque resulta esquiva e inabordable como cuando ya la has comprendido, que resulta simplista e intrascendente, ya que no hay ninguna duda de que es así. ¡No importa cómo de claro la expliques y las palabras tan sencillas que utilices! Para el que no la conoce siempre todo sonará a lo mismo, pero le resultará difícil distinguir las consecuencias de las causas y lo que se puede derivar de ese conocimiento y lo que es fantasía. Por el contrario, los detalles sí son más fáciles de memorizar o recordar. El problema es que si no se conoce la esencia, no se puede tener certeza de que algo es cierto, ya que no sabemos llegar lógicamente hasta dicho conocimiento a partir de la esencia, por lo que no es posible distinguir entre la verdad y la falsedad. Pero aun siendo triste, no tiene sentido quejarse por ello. Intentaré tenerlo en cuenta para presentar las cosas de una manera más acertada en el futuro. Quizá empezar por los detalles para captar la atención y, cuando ya se haya conseguido, ir a la esencia, podría ser una buena idea.

Un anciano profesor de matemáticas nos dijo un día en clase:

— Los profesores jóvenes se centran demasiado en los teoremas importantes.

Él, por el contrario, no parecía dar más importancia a ninguna parte en particular de su asignatura, sino que a menudo hacía muchos ejercicios para los que había que usar herramientas matemáticas de otras ramas. Por cierto, sus exámenes son muy simples, solo tienen dos preguntas que para nada abarcan todo lo explicado. Cuando los corrige, en el momento en el que encuentra algo incorrecto, tacha el resto del ejercicio hasta el final.