Archivo de la etiqueta: psicología

Aceptando otras dimensiones

Estándar

Hoy me apetece contar algo más recreativo. Seguramente os desarticule algún mecanismo que os haga sentir bien. Espero.

Una vez un profesor de matemáticas al que ya he referido alguna vez, sin venir a cuento, nos empezó a hablar de algo que acabó gustándome mucho. En esencia dijo lo que escribo a continuación, aunque he usado muchas más libertades literarias que él:

A veces uno está convencido de que ciertas cosas son imposibles. Cuando a uno le hablan de fantasmas, puede pensar que es imposible que existan seres que puedan entrar a habitaciones cerradas sin abrir las puertas ni las ventanas. Imaginemos a alguien que existe en el plano de la pizarra y se puede mover a lo largo de ella. Un día ella está dentro de su cuarto, que es un rectángulo dibujado alrededor suya, y se plantea la existencia de los fantasmas, y se convence a si misma de que nadie podría salir de allí sin abrir la puerta.

-----------------
|               |
|               |
|              /
|    x          |
|               |
-----------------

En efecto, cuando la puerta está cerrada, no podemos trazar ningún camino con la tiza que vaya desde dentro hasta fuera de la habitación sin atravesar las paredes. Pero, ¿son esas todas las posibilidades? Nosotros vivimos en un universo con más dimensiones que el suyo, y podemos levantar la tiza del plano de la pizarra, pasar por encima de la pared y entonces volver acercar la tiza a la pizarra para pintar fuera de su habitación. La pizarra no ha sido impregnada durante el tiempo que la tiza no estaba en contacto, pero la tiza siempre ha seguido un camino continuo perfectamente describible desde nuestro punto de vista. Sin embargo, ella que está dentro de su habitación, ha debido sentir ahora mismo una experiencia completamente mágica e inexplicable de acuerdo a su experiencia ordinaria.

Pensemos ahora en nosotros, que estamos dentro de esta clase con paredes en las tres dimensiones. ¿Alguien cree que es posible salir fuera de ella sin abrir la puerta? ¿Alguien cree que es imposible? ¿Cómo convencerse de que seres que se muevan en otra dimensión más no pueden hacerlo?

Al hilo de esto, y dado lo ameno del relato anterior, dejadme que os cuente una experiencia parecida que me ha ocurrido estos días. Desde hace un tiempo estoy pensando en bosques, que pueden ser muy bien estudiados en un modelo en dos dimensiones, ya que viven sobre la superficie terrestre y no unos encima o debajo de otros. He hecho un programa que simula su evolución. Como es muy habitual en modelos científicos, para intentar disimular las limitaciones finitas que tiene tratar con un bosque pequeñito como el que puede tratar un ordenador, se usan las llamadas Condiciones de Contorno Periódicas (CCP). Explico lo que son. Si un árbol se encuentra en medio del bosque, podría dejar una semilla en cualquier dirección, y allí podría nacer otro árbol de su misma especie.

-----------------
|      S        |
|      |        |
|  S-- x --S    |
|      |        |
|      S        |
-----------------

Sin embargo, para un árbol en el borde del bosque, en una dirección no pueden propagarse las semillas, ya que el bosque acaba ahí. Piénsalo como una isla: si hay un árbol en la orilla de la playa, las semillas que caen al mar no nacerán. Es por eso que en los bordes del bosque pasarán cosas diferentes de las que pasan en el centro. Y a menudo, los bordes son muy pequeños comparados con el tamaño de los bosques reales, por lo que se buscan maneras para reducir los efectos que los bordes tienen sobre la evolución de tu sistema. Las CCP evitan precisamente eso y consisten en que aceptemos que el árbol que está en la orilla deja caer semillas hacia el mar, pero que esa misma semilla caiga justa y mágicamente por el extremo opuesto del bosque. Es como si hubiera un árbol idéntico por el otro lado, fuera de nuestra zona de control, que la hubiera dejado caer.

 -----------------
|              S|
|              ||
|--S       S-- x|
|              ||
|              S|
-----------------

Alguien que sabe más que yo de simular bosques, compartió conmigo su programa, y los resultados que obtuve eran diferentes. ¿Cómo era posible? Todo parecía funcionar exactamente igual. Pero hace unos días, leyendo el código fuente, descubrí un fallo en su programa. Ocurría que aunque parecía que su programa respetaba las CCP, permitía que hubiera dos árboles en el mismo sitio si las semillas habían llegado por caminos que implicaran atravesar las “paredes mágicas” de maneras no equivalentes. Por ejemplo, los tres caminos que ha podido recorrer la semilla de la imagen siguiente, acaban en el mismo sitio. Si no habéis probado videojuegos tipo el llamado “juego de la serpiente” como el juego de gusanos para Gnome, puede que os resulte difícil imaginar las trayectorias, especialmente la que sale originalmente hacia arriba, pero son perfectamente correctas con CCP.

 -----------------
|&&&&&&     &&&&|
|     &         |
|   __x-----S|  |
|___|       &|__|
|           &   |
-----------------

Pues como digo, en su programa las tres semillas podían instaurar ahí su árbol, mientras que en el mío, como es lógico de acuerdo al modelo, solo había cabida para una de ellas. En aquellos momentos, tras haber buscado las diferencias entre nuestros programas por mucho tiempo, y a mi pesar, mi ego se incrementó de manera descontrolada y no podía parar de pensar en cómo iba a comunicar aquella noticia a gente que estima estas cosas, en particular al que tanto sabe y que era el autor del programa. Por suerte, decidí esperar y salir a la montaña un par de días en un bosque de verdad. Gracias a ello, me di cuenta de la profunda alteración mental que había sufrido y cómo mi ego había robado mi tiempo, mi ánimo para hacer otras cosas y, sobretodo, mi paz mental. Cuano volví, escribí unas líneas humildes al autor del programa intentando explicarle dónde creía que estaba el problema. Entonces conseguímos entendernos y resulto ser que su programa no tenía un fallo, sino que mientras que mi bosque vivía en un mundo periódico, el suyo podía salir de él mismo, considerando que hay más bosque más allá de los límites. De esa manera, aquellos caminos que dibujaba antes, en su programa eran interpretados como en la figura siguiente, los cuales permiten crear árboles diversos.

        S
        &
        &   -----------------
        &&&&|&&&&&&         |
            |     &         |
        S|  |   __x-----S   |
         |__|___|           |
            |               |
            -----------------

Dado que tanto él como yo teníamos en la cabeza dimensiones diferentes, por decirlo de alguna manera, la comunicación entre ambos mundos no era ciertamente fácil. Sin embargo, dado que me encontraba en un magnífico estado mental antes de iniciar la conversación, pude dejar que mi cosciente e incosciente tuvieran espacio y fuerzas para trabajar en ello y finalmente se me encendió la bombilla. Conseguí entender que aquellas sentencias eran correctas si se interpretaban de una forma diferente, aunque incorrectas interpretadas desde un mundo periódico. Si hubiera iniciado la conversación cuando me encontraba ciego por mi egolatría, dificílmente hubiera podido estar preparado para considerar lo que él me decía, ofuscándome mucho más en insistir en el por qué su programa es incorrecto. Además de que podríamos habernos puesto demasiado serios y haber roto más nuestra relación en lugar de mejorarla.

Así que, moraleja: No descartes las cosas porque te parezcan imposibles. Y si vas a comunicarte con alguien que habla de cosas imposibles, procura hacerlo con la mejor predisposición posible. Como todos los demás, estás atrapado en tu mundo… más o menos estúpido.

Anuncios

Extremismo

Estándar

El Diccionario de la lengua española ha decidido enmendar la definición del término extremismo para la vigésima tercera edición. Desde

m. Tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política.

a

m. Tendencia a adoptar ideas extremas, especialmente en política.

Me parece bien, ya que le han quitado connotaciones y han delegado todo el peso en el adjetivo extremo, que no tiene por qué ser exagerado (al loro con la definición de exageración). De todas formas esta enmienda no me da mucha esperanza ni por el trabajo que realizan los que editan el diccionario ni del uso común que se le da en la calle a la palabra extremista. Opino que se entiende como

m. Tendencia a adoptar ideas que no han surgido de los principales medios de comunicación, especialmente si su aplicación requiere un esfuerzo o renuncia a determinadas ventajas o impunidades.

Me alegraría ir descubriendo razones para cambiar de opinión en ambos asuntos.

Aprender a largo plazo contra estudiar para olvidar

Estándar

Supón que tras leer esta entrada sientes la imperiosa necesidad de conocer las plantas que te rodean, ¿cómo conseguirlo? Había iniciado a escribir este texto convencido de que el problema radica en querer estudiarlas “de memoria”, argumentando que este es un método muy desafortunado y prueba de ello son todas las cosas interesantes que nos forzaban a aprender en la escuela primaria pero que probablemente nadie recuerda después. Pero estudiar “de memoria” puede ser comparado con, por ejemplo,  estudiar “comprendiendo”: lo que ambos métodos comparten es que tienen sentido en un perido muy corto de tiempo, digamos 10′ o una tarde. Pero reconocer plantas, digamos, hojas de plantas, es una tarea que requiere un estudio prolongado en el tiempo, digamos semanas o meses.

Este estudio a lo largo del tiempo es necesario no ya porque a tu alrededor hay muchas plantas, aunque si solo hubiera tres sería muy fácil, es importante porque es necesario habituarse, adquirir experiencia, acertar y equivocarse muchas veces, ver muchas  plantas de diferentes especies para ver qué cosas las distinguen y ver muchas plantas de la misma especie para ver qué características no son determinantes; llámalo como quieras. Este método de aprendizaje (palabra quizá más adecuada que estudio en este caso) es mucho más útil a efecto de recordar a largo plazo que cualquiera de los otros dos métodos citados antes, ya que el tratar las cosas a lo largo del tiempo, aún no dedicándole mucho tiempo cada vez, se convierte en algo común y se fija no solo en la memoria, sino en todo , como ocurrió con caminar. Es por ello que me gusta más llamarlo aprender que estudiar.

Este método de aprender “por experiencia” es mucho más natural y menos estresante que los de a corto plazo, y con él se puede aprender cualquier cosa, aunque no permite el alcance de conocimientos en tiempo breve, como pretenden conseguir los métodos “de memoria” y “comprendiendo”. No quiero decir que no se puedan usar varios métodos en colaboración para alcanzar el conocimiento que deseamos, de hecho siempre es una mezcla de todos. Sin embargo, hay cosas que son endiabladamente difíciles de aprender sin el método “por experiencia”: un idioma, manualidades, conocer lo que ocurre en la práctica en contra de la teoría, etc.. La ventaja de las cosas aprendidas por experiencia es que se quedan grabadas en tu cuerpo, en tus reflejos, no solo en la memoria como estamos habituados a pensar en ella. Además, se trata de un método mucho más adecuado, si no el único, para aquellos que no están habituados (interesante la redundancia) a estudiar la cosa en cuestión, ya sea porque se dedican a otras cosas, porque no les gusta estudiar, por la edad…

Dependiendo de tus conocimientos previos, advertirás más fácilmente la presencia o detalles de algunos elementos de tu campo visual que de otros.

A estas alturas ya se da uno cuenta que este es prácticamente el discurso de la práctica contra la teoría, aunque no me gusta dicho discurso ya que la teoría siempre sale perdiendo y la práctica se convierte en ir a trabajar probablemente gratis para una persona malvada. Pero yo quería hablar de plantas…

Para poder reconocer las plantas que nos rodean no es necesario consultar libros ni internet (aunque por supuesto pueden ser de gran utilidad) ya que toda la información está accesible y de hecho esa es la única información posible utilizada a la hora de reconocer una planta. Entiéndase que uso reconocer como ser capaz de decidir si esta planta es la misma que la que vi el otro día, no como saber su nombre, su especie, sus fábulas asociadas, sus propiedades curativas, etc.. Sin embargo, cuanto más sepas de cualquier cosa más fácil te  será aprender más sobre ella y recordar lo que sabes, y no lo digo a un nivel lógico, sino al nivel del funcionamiento de la memoria y la motivación.

Por oto lado,  si sabes mucho de coches y ves un coche que no habías visto antes, te fijarás en él; también sabrás cuales son los modelos de coches más comunes en el barrio por el que paseas, aunque no te hayas propuesto saber eso. Pero el contrario también es cierto. No podemos atender a todo nuestro campo visual y, especialmente, es muy improbable fijarse en aquellas cosas sobre las que no tenemos conocimientos o inquietudes. Es por ello que los comienzos siempre requieren un esfuerzo.

Pero dejemos la abstracción y demos algunas pautas concretras para comenzar naturalizar aquello que caracteriza a las plantas.

  • Detenerse mientras caminas para observar unos instantes los detalles de las plantases una buena idea.
    • Pero no es suficiente al principio, ya que no estás entrenado.
  • Puedes arrancarles una hoja, solo una con el fin de conocerla, interesarte y respetarlas más en el futuro. Es muy útil porque:
    • Permite que pases más tiempo con ella que si simplemente te detuvieras accidentalmente en el camino.
    • Permite que tengas delante al mismo tiempo especies diferentes, acostumbrándote a ver las diferencias y similitudes teniendo un especímen frente a otro. Usar la memoria para comparar no es la mejor habilidad de los humanos.
    • Puedes examinarla mientras caminas si no encuentras momentos de tiempo libre (lo cual es un fallo del sistema, pero también tuyo).
  • Es importante usar todos los sentidospara la más fácil diferenciación.
    • Al estudiar las cosas de los libros nos acostumbramos a usar solo la vista y el poder mental. Eeso por si solo será muy ineficiente en muchos casos.
    • Por ejemplo, yo esta mañana estaba mirando unos arbustos y dudaba si eran el mismo, pero cuando cogí una hoja de cada uno me di cuenta de que las hojas de uno pinchaban cuando las cogías mientras que las del otro no. Entonces descubrí que unas hojas tenían unos pinchos afilados y pequeños en los bordes.

Reenfoque (o más texto para el que tenga ganas de leer):

Imagínate que quieres decirle a un amigo:

Mi abuelo tiene en su jardín un árbol como este.

Para esto no hace falta saber absolutamente nada del árbol, ni tan siquiera su nombre, tan solo:

  • Haber sido capaz de caracterizar el árbol suficientemente bien durante el tiempo que estabas en casa de tu abuelo y cuando estás con tu amigo.
  • Que algo te lleve a fijarte en los árboles de ambos lugares.
  • Cuando estés con tu amigo, recordar que un árbol con las misma características que la que ves en ese momento estaba en tu casa de tu abuelo.

El aprendizaje “por experiencia” del punto uno (ser capaz de caracterizar el árbol) permite que los puntos dos y tres sean muy naturales.

Pero los comienzos siempre requieren esfuerzo, y al principio se tiene la sensación de que se está muy lejos, y para más desesperanza, con el tiempo, uno encuentra aparentes inconsistencias que le hacen “enfadar”, porque según aquello que había aprendido, algo no debería ser como es sino de otra manera. Estas dos situaciones o sensaciones son amigas del desinterés y del abandono. Es bueno afrontar dichas etapas de la manera correcta.

La parte buena es que, pasado un nivel de conocimientos, sabrás o tendrás tanta experiencia en el tema que las conexiones se cerrarán por diversos frentes, por lo que aunque no recuerdes un hecho podrás recomponerlo con el resto de conocimientos, y tendrás seguridad de que es correcto.

Hace un tiempo asistí a una caminata de reconocimiento de aves con el amable presidente de la LIPU (Liga Italiana para la Protección de los Pájaros). Él apenas escuchaba el canto de un pájaro sabía perfectamente cuál era. Pero se emocionaba en decirnos:

Ahora estamos fuera de la ciudad. Aquí ya no tenemos ruidos molestos. Nos hemos acostumbrado a no prestar atención a los sonidos del ambiente. Cuando salgamos al campo hay que estar atentos a los sonidos del bosque.

Y para abordar esa difícil tarea nos recomendaba:

Hay muchos pájaros y saber cuál es cada uno es una cosa que requiere trabajo. Pero lo que yo os aconsejo no es que intentéis asociar el nombre de un pájaro a un sonido, sino que os acostumbréis a escuchar los pájaros. Notad cómo es el canto de los pájaros. ¿Qué diferencias hay entre cantos? ¿Aflautado, más seco, continuo? ¿Cómo es la entonación? ¿Pi pi pi… pi? o ¿Pi pi pi pi pi pi?

Esto es igualmente aplicable a las plantas. Hay que habituarse sus texturas, sus líneas… Tienes que descubrir tus adjetivos para las plantas, no los que puedan estar en los libros, sino los quese te ocurren a ti para diferenciar unas de otras. Es muy interesante porque te harán definir nuevas categorías que no tenías antes, y muchas de ellas te harán reir porque les habrás dado nombres estúpidos. Cada vez que interiorices más categorías (que al ser inventadas por ti serán difíciles de olvidar), irá desapareciendo la sensación de que todas las planta son iguales.

El avance tecnológico y el género masculino

Estándar

A serious proposal to the ladies

El fanzine que presentaba en la última entrada es aplicable a todos los humanos, pero es porque el teléfono móvil es una tecnología atractiva por razones de muchos tipos: status social y socialización, seguridad, entretenimento, posibilidad de ver fotos, de telecomunicarse, etc.. Pero creo no equivocarme diciendo que, especialmente aquellos humanos más masculinos que femeninos, tenemos una gran afinidad por los automatismos y presentamos a menudo una adicción a cualquier tipo de tecnología. No importan los medios ni el tiempo empleado si finalmente conseguimos un algo tecnológico que haga por si solo nuestras tareas. Si me consideras machista por decir algo así, quizá estás interesado en leer un poco sobre feminismo de la diferencia.

Según la psicóloga canadiense Susan Pinker, el modelo de la paridad está superado. En el libro La paradoja sexual propone un “feminismo de la diferencia”, que reconoce la distinción en cualidades y preferencias entre uno y otro sexo. Si tienen efectiva libertad, las mujeres seguirán caminos propios, y la disparidad resultante será la verdadera igualdad.1

Pongo un ejemplo. Hace unos meses, aunque no por primera vez, estaba completamente convencido que debía digitalizar los apuntes en clase, incluso automatizar su captura. Todo ello porque considero que tengo mala letra, que soy un desastre organizando apuntes de forma que nunca encuentro nada, y en general no me gustan mis apuntes. Pero si están en un fichero PDF muy bonitos, todo sería muy diferente. Para ello estaba dispuesto a comprar el hardware que fuera necesario: tableta gráfica, grabadora de voz o escáner; preparar el software que necesitara para manejar esa información, e incluso estaba dispuesto a fracasar en el intento, que sería lo más probable. Dejando al margen el fracaso, para conseguir que algo así funcionara mínimamente en, digamos un mes, requeriría una atención temporal titánica que probablemente se vería interferida con la propia tarea de tomar apuntes, estudiarlos o hacer alguna cosa sana. Pero dejando de lado todas las cosas que perdería, incluso suponiendo que no me costase nada llegar a esa solución. ¿Qué habría conseguido?

En el mejor de los casos hipotéticos habría conseguido no tener que tomar apuntes, no tener que leerlos y no tener que reescribirlos. Podría dedicar el tiempo de clase para simplemente escuchar, o tomar notas sueltas. Los apuntes se habrían convertido en documentos con fuentes perfectas y super-agradables. Si lo consiguiera, podría despreocuparme totalmente de qué hay que hacer para tomar buenos apuntes. Perdería cualquier habilidad para escribir rápido pero de forma que después se pueda leer agradablemente el texto. Perdería la interiorización de la materia que se adquiere por el hecho de escribirla (aunque lo cierto es que ya había desarrollado métodos para copiar sin tener que prestar atención a aquello que estoy escribiendo). En definitiva, perdería todas las capacidades propias del estudiante, y mi misión consistiría en estar sentado, sin moverme, y simplemente pensar, escuchar y leer.

Recuerdo otra vez que me dio por querer gestionar las direcciones de correo de mis amigos digitalmente y sincronizarlas. O tener las contraseñas cifradas en dispositivos digitales y no tener que memorizarlas. La tecnología avanza para que no tengamos que hacer actividad física, para que no tengamos que aprender el saber hacer, para que solo seamos técnicos que no hacen nada.

El género femenino es sencillamente mejor en este punto. Debería tomar alguna importancia en el avance de la sociedad, porque de momento lo que sabemos hacer es perdernos ciegamente en la lógica y la razón (léase lógica sin razón), y no salir de allí.

PS: ¿Alguien ha conseguido digitalizar apuntes de algún modo y aplicarles OCR? ¿A las fórmulas también?

Los exámenes son válidos en el límite termodinámico

Estándar

La colectividad microcanónica se encuentra formada por cerebros que pueden saber o comprender más o menos cosas, pero cuyo nivel de conocimiento absoluto en la materia de examen (definido como la nota con la que es calificado) es el mismo. Todos los sistemas constituyentes de la colectividad son iguales desde un punto de vista práctico o macroscópico.

Interpretar la nota de un examen como el nivel de conocimiento de la persona examinada entre 1 y 10 (no ya sobre la materia, sino sobre los argumentos particulares objeto de examen) es creer que el conjunto de conocimientos es un sistema en el límite termodinámico. Esto es:

  • Si el corrector del examen no dispone de información previa, el nivel de conocimiento del examinado en cada uno de los argumentos se supone el mismo.
  • El conocimiento medio del examinado es igual al conocimiento medido por el corrector del examen.

Para poder aplicar estas hipótesis la matemática estadística exigiría que tanto el número de conocimientos materia de examen como la capacidad potencial de asimilación de conocimientos fueran muy grandes. También que la dificultad para aprender cada argumento sea estadísticamente la misma (quizá no, pero es afecta mucho a la motivación del estudiante). De esta forma, aunque se sepa muy poco (o todo lo contrario) de algunos argumentos en particular, el nivel de conocimiento medido durante la corrección del examen se aproximará al conocimiento medio del examinado en todos los objetos de estudio, ya que es poco probable que hayan sido pedidos argumentos que representaban una extrañeza estadística.

Personalmente, me gusta mucho más el modelo  que me sugirió un profesor sobre la información dada por un examen:

En los exámenes no se puede demostrar lo que se sabe, sólo lo que no se sabe.

No puedes ir a votar y después no ser un activista

Estándar

Me molesta mucho cuando cuento a alguien, pongamos por ejemplo, que no como carne porque me opongo a la esclavización de los animales y este, como respuesta, no se le ocurre otra cosa mejor que decir que:

Pero tú no puedes cambiar nada.

o bien,

Pero porque tú no comas la carne van a seguir matando a los animales igual.

o incluso

Si mucha gente lo hiciera las cosas podrían cambiar, pero tú solo no vas a conseguir nada.

Otras veces ocurre que comezarán a argumentar contra tu actitud, aunque por desgracia, frecuentemente será porque se sienten atacados y no porque tuvieran una posición sobre el tema. Supongo que es una consecuencia de que siempre se espera que todos tengamos una fuerte opinión sobre todo, aunque en tu vida hayas pensado sobre el tema. Pero centrémonos en el caso anterior, ¿cómo puede una persona decir eso y después ir a votar?

Tienes la oportunidad de cambiar la realidad que te rodea. Tomamos importantísimas decisiones cada semana, por ejemplo, cada vez que vamos a comprar.

  • ¿Sabes cuántos kilogramos de basura generas en cuatro años?
  •  ¿Qué parte de ella se podrá reciclar y cuál no?
  • ¿Incluyendo toda la chatarra electrónica que realmente no necesitas y que estará rota o desfasada en mucho menos de esos cuatro años?
  • ¿Sabes cómo de sucia está dicha tecnología, usando niños como soldados para apropiarse de las canteras necesarias para construirla?
  • ¿La cantidad de basura legalmente clasificada como producto de alimentación que ingieres?
  • ¿El dinero que das a ciertas empresas alentándolas a seguir ofreciendo productos que te resulten especialmente adictivos?
  • ¿Animándolas por ejemplo a seguir usando glutamato o aspartamo?
  • ¿Sabes cuánto dinero inyectas a la economía del país?
  • ¿Sabes el dinero que das a CocaCola Company?
  • ¿Realmente crees que ella merece todo ese dinero y que tu cuerpo merece que ingieras sus productos?
  • ¿De verdad crees que regalar un Kinder Bueno a tu sobrino es una genial idea?

¿Cómo puedes defender la importancia de ir a votar uno de los paquetes que te han preparado pero no actuar diariamente de forma coherente con tus principios de justicia? Se me ocurren algunas razones:

  • Cuando recibes ideas distintas a las que estás acostumbrado tú cabeza quiere ponerlas en orden pero se pone un poco nebulosa, ya que pierde el sentido de la realidad, del nivel de certeza que tenía sobre ciertas cosas. Sin embargo, sabe que le ha pasado otras veces y que el mundo siempre ha seguido funcionando después, no dedicar más tiempo a investigar sobre eso alivia el problema rápidamente.
  • Tu vida diaria define lo que es real para ti. Te repite a menudo la idea de que tienes que adelgazar, y eso hará que dicha idea aparezca a menudo, aunque realmente no lo necesitas. Por el contrario, no recibirás pensamientos para actuar de manera justa, ya que los que invierten tiempo o dinero en transmitirte información no están interesados en esas líneas de pensamiento.
  • La gente ha aprendido que quejarse es una cosa guay, pero no que hacer cosas para cambiar la situación también lo es. Quizá lo más parecido es el pensamiento hazlo porque si no lo va a hacer el otro o hazlo para ser mejor que el otro, pero claramente ese pensamiento dista mucho de la línea correcta.
  • Cuando se hace alusión al activismo se emplea todo el tiempo en hablar de la dificultad o sufrimiento personal que conllevaría, no en la metodología a seguir o los resultados que se podrían obtener.
  • A menudo, estúpidamente, se argumenta en contra de ser activista en un campo porque entonces habría que serlo en todos para ser consistente. Tendrías que ser un santo, dicen, o hacerte budista e ir a un monasterio.
  • Se usa la palabra extremista para referirse a la gente activista. De esa forma uno se alivia ya que afortunadamente uno es una persona normal y no tiene que preocuparse por ser justo. Además, la palabra extremista hace más fácil justificar que se han tomado medidas legales contra los activistas.

Algunas alternativas: puedes ver documentales, no necesariamente de principio a fin, sino el rato que tengas libre. Es algo que ayuda mucho porque fuerza a la cabeza a tener presentes las ideas durante más tiempo del que por si sola pasaría. Además, te ofrecerán la información que te faltaba o puntos de vista alternativos para comprender mejor aquella, siempre presente, soportada, pero nunca considerada, realidad paralela.