Archivo de la etiqueta: televisión

Sobre la represión de la matrix. Hoy: Derechos animales

Estándar

El año pasado tuve la suerte de cambiar completa y voluntariamente de ambiente, de tener una vida nueva. Vivía en una calle por donde habían redirigido un gran peso del tráfico, pero que no era muy céntrica. Eso la convertía en una zona apartada del centro turístico y muchas paredes tenían impresiones y mensajes que se oponían a los mensajes diarios del sistema, la matriz o como gustes llamarlo, que no habían sido censurados. En particular había un grafiti muy largo y con un trazo poco armónico que decía algo así como La ley hay a quien sirve y a quien no. Multitud de mañanas lo reinterpretaba y me planteaba si estaba de acuerdo o no con aquel grafiti. Por un lado la letra era bastante fea y forzaba a la gente a leerlo, como hace la publicidad. Haciendo de abogado de la matriz, también pensaba en que las leyes han sido elegidas mediante un protocolo supuestamente transparente que tiene una base supuestamente democrática, por lo que su interés supuestamente responde al criterio de la parte de la población humana que tenía derecho de ir votar y decidió hacerlo.

Pero a esas alturas de mi vida aquellos mensajes me producían un sentimiento de cercanía y no me costaba imaginar que probablemente los había creado gente con experiencias personales con las que me resultaría fácil empatizar si la conociera y que podría estar de acuerdo tanto en el contenido como en el canal y el emplazamiento, aunque en ese momento no podía saber cuáles eran sus razones. Pero en otra época me hubiera dado mucho miedo vivir en aquella zona: habría pensado en hombres gordos con chaquetas negras que llevan cadenas metálicas pesadas en las manos, cuyo pensamiento continuo es el hacer algo malvado porque se recrean siendo malvados. Eso hemos de agradecérselo a Hollywood, supongo, pero también a los medios de comunicación y a los políticos. El sistema estratégicamente ilegaliza aquello que es una amenaza para él, pero no solo se queda ahí, también manipula la opinión pública para intentar deslegitimizar aquello que pueda parecer legítimo a la peña en ese momento.

Cuento esto porque me veo en la inquietud mental de comunicar algunas cosas que me transmitió ayer en una charla un chico que, junto con más de una decena de activistas por los derechos animales, se encuentran a la espera de juicio por haber sido víctimas de un montaje increíble que aparece por primera vez en el estado español aunque organizado a nivel europeo si no internacional. La raíz última del problema es el miedo de las industrias de explotación animal a que la población se sensibilice con los animales no humanos que son tratados como se ha tratado siempre a los esclavos, en condiciones imposibles de calificar sin sufrir, sin ninguna atención a su condición de seres sintientes. Pero como es fácil de intuir, hay demasiado dinero en juego como para justificar que lobbies, políticos e incluso trabajadores de verdad con sueldos públicos, léase la policía del mundo globalizado, dediquen sus horas de trabajo a evitar una posible ola de sensibilización que pueda dañar uno de los grandes pilares en los que se basa la economía de hoy. Lo del montaje hoy es una creencia que no se ha demostrado, pero sería infiel a mi mismo si no lo dijera en esas palabras, pero como escribo a continuación y se puede leer detalladamente en los enlaces, todo lo demás son hechos, documentos y leyes aprobadas.

represion_derechos_animalesLa charla comenzó con la causística de EEUU, que es increíble. Suena ridículo y exagerado, pero las leyes se han ido modificando hasta la ambigüedad de forma que cualquier persona fuera de la vida de consumidor quejica pero conformista puede ser considerado culpable. Por “pertencer” a una “organización criminal” (que suena muy chungo pero es una mera denominación de carácter legal cuya definición cambia con los partidos) eres igualmente culpable por realizar una acción la hayas cometido o no, ya que eres proclive a llevarla a cabo en el futuro. En particular, las leyes en materia de animales han ido especializándose para cubrir todos los flancos sensibles de manera burdísima como no se ha hecho en otros campos. Por ejemplo, se ha tipificado el interferir en el normal desarrollo de una empresa de explotación animal específicamente, lo cual engloba cualquier cosa que un juez quiera, como tomar imágenes o vídeos de cómo tratan o viven los animales en el interior de las granjas y de los malos tratos hacia ellos por parte de los trabajadores humanos. Precisamente sobre esto, en un informe de la europol está escrito (ver más detalles de todos estos puntos aquí),

Además en estos ataques —refiriéndose a los sabotajes a infraestructuras perpetrados de forma clandestina— los activistas extremistas por los Derechos Animales utilizan métodos de desinformación para desacreditar a sus objetivos y conseguir la aceptación del público. Imágenes de animales enfermos y explotados son hechas públicas en documentos audiovisuales.

Desinformación… ¿Como puede ser la realidad desinformación? Pero lo que es más desconcertante, ¿qué pinta una interpretación así en un informe de la europol? Un activista ha dicho acerca de la prohibición a la toma de imágenes, perdonadme que no recuerde las palabras exactas: Solo tienes derecho a comerte la comida, no a saber sobre ella. La razón de este interés en prohibir la libertad de saber es, por favor si realmente algun lector lo duda que lo indique, evitar la sensibilización de la población. Pero esto atenta gravemente contra cualquier evolución del sistema. Es necesario no esconder la verdad para que los sistemas evolucionen a sistemas mejores.

protestas_internacionales

El otro frente es el de la deslegitimación, el poner al pueblo en contra de los defensores de los derechos animales en este caso. Para ello se sirve de muchas herramientas, pero a diario la herramienta más usada es el lenguaje. Palabras ambiguas pero sobre todo intencionadas como “terrorismo”, “extremismo”, “criminalidad” o “ETA” tienen un poder enorme. Por ejemplo, asemejar un movimiento que se opone a la violencia, el que sea, a un grupo de personas que ha preparado la muerte de humanos inocentes es mucho más que inapropiado. Por favor, intentemos prepararnos un poco ante tales situaciones, desprogramémonos quitando connotaciones a sus palabras manipuladoras. Qué menos que entrenarnos un poco con las más comunes.

Anuncios

Réquiem por un campesino español

Estándar

Me enteré de que una amiga mía proclama que todo español debería leer este libro. De hecho tiene una ventana que da a la calle repletica de ejemplares de la colección destinolibro. Pero hasta hoy yo no había dedicado el esfuerzo de leerlo.

Nada más abrirlo, me sorprendió el enorme tamaño de la letra. Esto lo hace especialmente agradable de leer, contrariamente a los textos científicos, que tienen una letra minúscula. Además, las cómodas letras contienen cortas oraciones muy fáciles de seguir, sin ningún intento de decir nada “de segundas”. Y no se narran cosas de maneras complicadas ni mucho menos (de lo que a menudo yo no consigo escapar). En el libro, un cura recuerda historias sencillas de las gentes de un pueblo, todas girando en torno a Paco el del Molino, de las que te vuelves cómplice desde el primer momento.

Pero en la segunda mitad las cosas cambian de suerte, siendo estas las últimas palabras del libro:

Yo le bauticé, yo le di la unción. Al menos —Dios lo perdone— nació, vivió y murió dentro de los ámbitos de la Santa Madre Iglesia. Creía oír su nombre en los labios del agonizante caído en tierra: «… Mosén Millán». Y pensaba aterrado y enternecido al mismo tiempo: Ahora yo digo en sufragio de su alma esta misa de réquiem, que sus enemigos quieren pagar.

Quizás no son muy ilustradoras, pero os aseguro que en las apenas 100 páginas de libro tan placenteras de leer, hacen entender perfectamente todo lo que el libro pretende transmitir. Hasta un niño lo entendería. Y digo lo de niño porque me planteo qué hubiera pasado si en vez de que hubiéramos leído en clase Platero y yo hubiéramos leído Réquiem por un campesino español. Pues yo que sé. Probablemente muchos nos hubiéramos puesto triestes, como al menos yo me puse triste con la muerte de Platero, aunque ya se me haya olvidado la historia.

Por otro lado, no estamos preparados para valorar los asesinatos. Ayer pensaba en por qué nos excitan (principalmente al género masculino) las escenas de combates entre humanos. De niño he pasado muchas horas con videojuegos de disparos continuos, aunque prefería los tácticos y los de francotiradores. Siempre que he intentando encuadrar filosóficamente esta atracción por la violencia he aludido a la actividad física, la estrategia, y muchas otras cosas que aparecen en juegos tan sencillos como el escondite. Ayer me decía que lo que ocurre es que es un matar personas sin pensar que estás matando personas, es decir, que matar se interpreta como los sentimientos que te hacen sentirte activo, no como tener que aceptar las consecuencias. Supongo que esa característica no humanizada es la que llaman “acción”, dando nómbre al género del cine probablemente más demandado. Soy partidario de que no se use tal eufemismo, sino que se les llame por su nombre, películas de violencia. Hasta donde yo llego, las condiciones para aplicar eufemismos son evitar discriminación hacia un algo perjudicado, no evitar plantearte que está ocurriendo algo malo.

Empecé queriendo escribir de los drones en Pakistan controlados por la CIA, de cómo en el libro incumplen la promesa de no matar a quien se entrega bajo dicha condición y de cómo, debido a que los que salen en la tele nos presentan las cosas muy oficialmente y con trajes muy elegantes, nos cuesta imaginar que pueden estar actuando como verdaderos capullos. Pero las líneas que he escrito están bien, y es mejor leer (y escribir) pocas cosas que muchas. Y estoy cansado. Y triste.

Ver TV basura aumenta el hambre en el mundo

Estándar

Tu placebo diario de elegancia.

Demasiado a menudo entro a la cocina y me encuentro a alguien con la televisión encendida. Aquí está muy de moda una cadena que se llama Real Time, cuyos programas no pueden estar más degenerados:

  • En uno planifican bodas a lo grande.
  • En otro renuevan el vestuario de gente normal por el “apropiado”.
  • En otro te enseñan a maquillarte profesionalmente.
  • En otro organizan fiestas.
  • En otro evalúan restaurantes de lujo y dan valoraciones a los platos.

¿Que tienen todos estos programas en común?

Que tratan “cosas de ricos”, o lo que es lo mismo según dichos programas, que tratan las cosas de la manera “elegante”. En ellos hacen cosas como:

  • Tirar la ropa antigua e inadecuadas elecciones a la basura.
  • Decir que las mujeres para ser elegantes tienen que llevar tacones.
  • Apropiarse de la palabra “gusto” como sinónimo de “quejica”.
  • Exagerar todo lo que pasa “a la americana estadounidense”. (Perdón por toda la gente que viva allí)
  • Romper ordenadores “antiguos” con martillos porque ahora tienen uno nuevo (esto lo vi en MTV, pero tenía que decirlo…).

Mucha gente dice que ve dichos programas por la razón poco importante x, pero que en realidad son una tontería. No es que sean tonterías, son malvados.

  • Incitan o hacen aspirar a los espectadores a comprar cosas caras, a perder de dinero en cosas que ni necesitan ni querrían.
  • Promueven la idea de que si puedes permitírtelo, tienes que comprarlo, independientemente de las consecuencias que tenga su consumo para ti y para el resto.
  • Promueven actividades y productos que son una plaga para el planeta.
  • Hacen creer a la gente que esas son las cosas que merecen ser contadas, comentadas y tratadas.

Esos programas hacen que las personas no puedan acceder a las cosas importantes. Probablemente estarán convencidas de que conocen de la existencia de “las cosas malas”, esas que están ahí, pero no conocerán más que su nombre o el eufemismo que se les dio cuando escucharon algo sobre ellas. Además, no conocerán nada sobre los aspectos más concretos y analizables, aunque probablemente sean la causa de cosas tan genéricas como “el hambre en el mundo”.

Tener conocimientos ligeros sobre los problemas y recordar imágenes horribles que viste puede ser una buena motivación para conocer más, pero si como respuesta a dicho estímulo se decide que no se puede hacer nada o que se es demasiado sensible, nunca se podrán conocer de verdad los problemas y cuáles son sus causas.

No conocer los problemas los aumenta, ya que nunca tendrás argumentos para decir NO y poder frenarlos cuando esté en tu mano. Una vez que estés informado no podrás evitar tomar las acciones que estén en tu mano. El no conocimiento es dar carta blanca sin saberlo a los responsables. Cuanto más veas programas basura, más animarás con tu audiencia a la proliferación de dichos programas y más lejos estarás de poder frenar los problemas.

No es una cuestión de tiempo libre o de tener muchas cosas que hacer. ¿Crees que es la gente que tiene más tiempo libre la que más contribuye a hacer un mundo mejor? No. Es una cuestión de estar informado o no estarlo. Por ejemplo, los gobiernos cambian cosas por el bien del mundo cuando la gente está pensando en esas cosas. ¡Quizá porque ha salido en televisión una noticia sobre ello! Si la televisión solo te anima a seguir dando patadas a la sensatez, nadie les reprochará que den la espalda a los problemas, o que ellos actúen de la misma forma.

Por favor, deja de pensar que no puedes hacer nada. Saber es hacer. Estoy completamente convencido de ello. Por favor, deja esa secta legal, escapa de la televisión basura.

Follar no te hará feliz

Estándar

Tener relaciones sexuales no dará a tu vida el sentido que no tiene ahora. El sexo no va a ser la solución a ninguno de tus problemas.

Igualmente, cuando uno pregunta: “¿Qué has hecho el fin de semana?”, el otro de alguna manera dice que estuvo bebiendo alcohol y entonces los dos ríen, no significa que beber alcohol con los amigos es una cosa pilla y que debe ser la leche, aunque ciertamente lo parezca. No debes creer que si pasara el tiempo y te vieras en esa situación todo sería mucho mejor, porque no lo sería. Aprende a sentirte bien con las cosas normales, las que a tu cabeza se le ocurren.

Es muy común que mucha gente se ría o se sienta importante relatando su participación en actividades sociales o sexuales. Por un lado, te puedo asegurar que la mayoría de las veces exagerarán e inventarán las historias y las emociones, para que así parezcan mucho más espectaculares de lo que realmente pasó o sintieron. Pero eso no es lo importante, el punto es que los humanos dicen esas cosas porque quieren sentirse integrados en la sociedad, y saben que eso siempre funciona. Es como hablar de algo muy impresionante que has visto o escuchado, como un león que ha cazado un perro y ha empezado a devorarlo. Siempre interesará a los otros y te hará sentir importante un rato. Pues es exactamente lo mismo, ellos saben qué historias siempre funcionan.

De verdad, nunca creas a un humano expresando su felicidad a voz viva. Cuando se hace algo así es para ser guay o sentirse escuchado, nada más. Y eso no lleva a la felicidad, solo da de comer al ego, cosa que a largo plazo solo te hará sentirte peor.

Humanos grandes y conocedores de todos los secretos de la vida:

La televisión ya crea demasiados traumas. No hagáis creer a los niños que dice la verdad. Las palabras sexo, genitales, gente desnuda, cagar, etc. no hacen mal a nadie, y hablar de ellas con seriedad y sinceridad tampoco. La mente ha sido condicionada para sentirse incómoda al comunicar estas ideas: hay que esforzarse en romper esas cadenas. Seguro que ya has demostrado suficientemente bien que cuando quieres sabes contar chistes muy buenos y aparentar correctitud en cada momento. Tu tabú hace que la televisión y las salvajadas de la calle tomen las mentes. ¡No des tregua a los chistes fáciles!

Consejos para difundir contra-información

Imagen

Finalmente ha llegado el Día Contra los DRMs. ¿Aún no has organizado nada? ¡Imprime lo que sea y repártelo por ahí!

Lleva el mensaje a aquellos sitios que sepas que frecuentan grupos sociales alternativos. La probabilidad de que sea de interés a personas menos comúnes es mayor que en el caso de las personas más comunes.

Colócalos en pasos obligados de personas y donde deban pararse sin poder hacer otra cosa. El dueño de la tienda de detrás del paso de cebra lo sabe y ha puesto en el escaparate una tele cuyos vídeos atraen a todo aquel que espera en el paso de peatones.

A menudo, si no quieres gastar muchos recursos, el soporte físico del mensaje es el mismo que se usa para llamar la atención, aunque también puedes colocarte cerca del mensaje y cruzar los brazos repetidamente por encima de la cabeza. Pero el soporte físico del mensaje puede ser suficientemente bueno para llamar la atención, incluso siendo pequeño. Haz composiciones y usa la simetría, pero no olvides de que debes dejar una forma segura de leer el mensaje. En la foto anterior, dos mensajes llaman la atención mientras un tercero se puede leer desde un lugar resguardado del tráfico.

El cartel oficial del evento es bueno captando la atención. Aunque la fotografía anterior no puede captarlo, desde la distancia donde se tomó (más de 10 metros) es legible “DRM” en el cartel colocado en la esquina. Cualquier persona para la que dichas letras activen sus neuronas, quedará atrapada y se acercará, aunque no pase demasiado cerca o con un ángulo perfecto.

Se positivo. Muestra aquellas cosas buenas y agradables que se pueden hacer para apoyar y vivir con tecnologías libres de DRMs. Centrarse solo en lo que NO se puede hacer es una mala idea (lo puedes leer en todos los libros de metafísica).

Aunque no tengas mucho tiempo, no te olvides de dejar al menos un mensaje en la lengua local…, las traducciones son importantes. Aunque en este caso gran parte de la gente interesada sabrá inglés… En España y en Italia nadie sabe inglés, no traducir el mensaje impedirá que llegue a una enorme cantidad de personas receptivas. Aunque claro, inglés es mejor que nada.

Aprovecha los mensajes del enemigo, probablemente con más recursos que tú. Asegúrate de que una persona que lea su mensaje tenga la contraparte presente cuando elabora su opinión. Llevar siempre un boligrafo encima es algo muy interesante.

Si todo lo anterior falla, siempre puedes dejar muchos mensajes en cualquier sitio y aumentará la probabilidad de llegar a más personas, pero mejor no gastar tantos recursos y aplicar un estilo minimalista. ¡Será mucho más motivante!

El mejor discurso que jamás escucharás

Vídeo

Hemos sido obligados a comer carne y programados para olvidar el sufrimiento de los animales.

Cuando fuimos pequeños los animales eran nuestros amigos, nunca les desearíamos nada malo. ¿Qué ocurrió en medio para que ahora no nos acordemos de lo amables que eran? ¿Cómo podemos permitir estos niveles de tortura sin precedentes en la historia de la vida en el universo? Sabiendo esto, ¿cómo puedes comerlos después?

Pero hay muchas razones no éticas para no comerlos. El ser humano es herbívoro. No tiene ninguna característica de carnívoro, por ejemplo, no tenemos garras y no sabemos cazar ardillas con la boca. Nuestras principales enfermedades y causas de muerte nunca acontecerían a un verdadero carnívoro. Pero si no te convencen los argumentos pseudo-científicos, no te preocupes, habrá suficientes de algún otro tipo que lo harán.

Gary Yourofsky presenta estas y otras muchas razones. Si ves el vídeo hasta el final, será tan adictivo que querrás ver la sesión de preguntas y respuestas también, que como es de esperar, es igualmente divertida (incluso tratándose de una temática tan seria). Click en la imagen para ir a su página web, ADAPTT.